Luego de participar en una audición en San Diego, California, y competir con bailarines de todo el mundo, la joven tijuanense Andrea Camacho, egresada de la Academia de Ballet Playas, destacó por su participación para ser aceptada en la Joffrey Ballet School de Nueva York, donde tomará un programa de entrenamiento de 4 años.

Seleccionada entre bailarines que viajan de diversos países para lograr un espacio en dicha academia, para Andrea Camacho esta oportunidad la acerca a su sueño de convertirse en una bailarina profesional de ballet siguiendo como ejemplo a la rusa, Natalia Osipova.

“Mi gusto por el ballet inició desde niña, siempre me ha gustado ponerme retos y tener un objetivo muy claro, tengo como ejemplo a las y los bailarines más avanzados, el apoyo de mis papás, mi hermana, mi familia en general, maestros y amigos ha sido fundamental para llegar aquí”, expresó la joven de 21 años.

Posterior a Joffrey Ballet School pretende regresar a Tijuana y compartir sus conocimientos a las nuevas generaciones, “otro de mis sueños es poder seguir mi pasión en compañías como New York City Ballet o de Rusia, Londres, Francia o Italia, entre otros, donde se forman también los mejores bailarines”, indicó.

En ese sentido, aconsejó a las y los bailarines que “si tienen un objetivo claro y un sueño tan grande, no dejen de luchar por él, las cosas pasan por algo y hay que aprovechar todas las oportunidades que se presenten, luego no sabemos cuándo se vuelvan a presentar”.

Andrea Camacho no niega sentir temor a lo descocido, pero sabe que el ballet es muy competitivo, un estilo de vida y de arduo compromiso, “mi ideal es estar en una plataforma internacional, llegar a algo más grande que quizá no me lo espere en este momento”, finalizó.