Al conmemorarse el “Día de la Tierra” el 22 de abril, el Gobierno de Baja California, a través de la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo (SEST), invita a reflexionar sobre los efectos del Covid-19, un fenómeno que transformará la conducta humana en todos los niveles.

El titular de la dependencia estatal, Mario Escobedo Carignan señaló que “esta conmemoración será diferente, en la que debemos hacer una profunda reflexión de lo esencial, de la consideración de generar más actividades amigables con el medio ambiente”.

Con base en estudios realizados en Estados Unidos, indicó que el impacto de la mala calidad del aire en la salud ha generado millones de muertes. “Eso representa una tragedia invisible que ahora se hace evidente, y la pandemia del Coronavirus es 15 veces más letal donde hay partículas de 2.5 micras suspendidas en el ambiente”, manifestó el funcionario estatal.

Recordó que, en materia de calidad del aire, el programa de verificación vehicular está pendiente en Baja California, y se habrá de resolver pronto, corrigiendo los errores pasados, con una mejor articulación y políticas más sensibles con la salud.

En la contingencia actual, dijo, los sectores de la economía más golpeados son los considerados como no esenciales, mismos que se deben redireccionar o adaptarse a un enfoque de sustentabilidad.

Por su parte, el subsecretario de Desarrollo Sustentable, José Carmelo Zavala Álvarez dijo que hoy, políticas y decisiones no imaginadas hace unos meses, prueban su eficacia, basadas en el aislamiento y la inmovilidad masiva de personas, en armonía con la naturaleza.

Agregó que en Baja California tenemos a la mano la experiencia de subsistencia de los antepasados, en la cultura de subsistencia de Kiliwas, Kumiais, Cucapah, Pai-Pai.

Sostuvo que, ante la pandemia, la sustentabilidad es la mejor respuesta y la mayor enseñanza, pues a partir de ahora se deberá poner mayor énfasis en lo transversal, propiciando alianzas entre actores diferentes.

Escobedo Carignan destacó que la fauna ha recuperado espacios ante el repliegue y confinamiento humano, además de que se han saneado áreas en todos los ecosistemas, como muestra de lo que se puede hacer para contribuir con la resiliencia de la naturaleza.

Para el titular de la SEST, esta puede ser la pauta para “pausar” la economía de manera intermitente y/o periódica, con inmovilidad humana por tiempo planeado y determinado.

Finalmente, sostuvo que la pesca comercial a gran escala, el megaturismo y la industria no esencial, son reflexiones indispensables en la etapa postviral, para hacer honor a la Madre Tierra, por el bien de la humanidad.