Para el pueblo mexica, la muerte por sacrificio y los rituales asociados a esta práctica, constituyeron una tradición vital para garantizar la continuidad del universo y nutrir a sus dioses, entre ellos a Huitzilopochtli, deidad guerrera.

Arqueóloga Lorena Vázquez Vallín, Foto Melitón Tapia

El Programa de Arqueología Urbana del Museo del Templo Mayor trabaja en diversos asentamientos de la antigua ciudad de Tenochtitlan, hoy Ciudad de México, donde realiza investigaciones y excavaciones que permiten conocer y hacer difusión de los hallazgos hechos en torno a esta civilización.

Particularmente los trabajos de investigación en el inmueble ubicado en la calle de Guatemala número 24, del Centro Histórico, permitieron localizar los restos del Huei Tzompantli, vocablo que en náhuatl alude a un muro de casi 34 metros de longitud, que en este caso alberga cráneos humanos.

Para charlar con el público sobre este descubrimiento y algunos aspectos relacionados con el simbolismo de este vestigio, el Centro Cultural Tijuana, institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, ha invitado a la arqueóloga Lorena Vázquez Vallín, investigadora del mencionado programa arqueológico.

Huei Tzompantli, vocablo náhuatl que alude a un muro que alberga cráneos humanos, Foto Héctor Montaño

Vázquez Vallín expondrá en el marco de la conferencia mensual Iraís Piñón la charla titulada “El Huei Tzompantli de Tenochtitlan”, el jueves 18 de noviembre a las 18:00 horas en la Sala Federico Campbell del Cecut, actividad que será de entrada libre.

Lorena Vázquez Vallín quien cursó la licenciatura en Arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, fue profesora de asignatura en dicha institución desde el año 2007 hasta el 2014, presentará los avances de las excavaciones de este espacio ceremonial construido con cientos de cráneos ofrendados a la deidad Huitzilopochtli.

La pared descubierta muestra restos de los postes de madera que soportaron las varas en donde eran colocados los cráneos de los individuos sacrificados. Hacia el límite norte de la plataforma en cuestión, se encontró una torre de cráneos humanos.

Los individuos encontrados en el tzompantli, un muro de tezontle con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, podrían provenir de sacrificios humanos realizados al interior de este recinto considerado sagrado para los mexicas, según explicará a profundidad Vázquez Vallín, quien ha colaborado en distintas publicaciones e impartido conferencias sobre temas relacionados con la arqueología mexica.

El Huei Tzompantli de Tenochtitlan, Foto PAU-INAH

La académica ha colaborado en proyectos arqueológicos en diversos estados del país a saber, Chihuahua en el proyecto “Casas Grandes, Chihuahua and its Hinterland”, Sinaloa en el Proyecto Arqueológico “Misiones Jesuitas del Noroeste”, y en Coyoacán, Ciudad de México en el proyecto: «Rescate Arqueológico en el Manantial Hueytlilac, Pueblo de Los Reyes, Coyoacán, D.F.”, entre otros.

Desde el 2011 y hasta la fecha, es investigadora del Programa de Arqueología Urbana del Museo del Templo Mayor, donde ha desempeñado diversas tareas en el ámbito del quehacer arqueológico a lo largo de varias temporadas.

Los proyectos que ha encabezado se ubican en las actuales calles de Moneda, la Plaza Manuel Gamio, Guatemala y Donceles, donde yacen los restos arqueológicos de la Gran Tenochtitlán, ciudad sobre la que los conquistadores construyeron los edificios de lo que sería la capital de la Nueva España.

La arqueóloga Vázquez es jefa de campo de las excavaciones en el Huei Tzompantli, un sitio cercano donde se descubrieron otros edificios arqueológicos del recinto sagrado de Tenochtitlan, como el Cuauhxicalco, el Juego de Pelota y el Templo de Ehecatl.

Ponemos a disposición las redes sociales del Cecut en Twitter (@cecutmx), Facebook (/cecut.mx), YouTube (/Cecut) e Instagram (@cecut_mx).