Cuando se dice que la naturaleza es sabia, hay que tomarlo en serio. Lo fue al crear al principado de Mónaco, pequeño pero rico en tesoros naturales, siendo Montecarlo una de sus joyas más apreciadas. Su belleza exuberante,su monarquía hereditaria y constitucional, y el matrimonio de la actriz Grace Kelly con el príncipe Rainero, han convertido al principado en uno de los lugares predilectos de las esferas de la alta sociedad. No hay lugar más perfecto que Montecarlo para conocer a las estrellas de cine, a verdaderas princesas y a las personas más poderosas de los negocios.

Siguiendo la misma glamurosa línea, el hotel Metropole Monte Carlo ha conquistado a los visitantes con su exquisito estilo, inspirado en La Belle Époque. Su espléndida atención y lo puntual de sus servicios, le hicieron acreedor al reconocimiento como Mejor hotel en el mundo en el 2010, pues en este universo hacen sentir a sus huéspedes como verdaderos miembros de la realeza.

Detrás de hermosas esculturas de estilo griego, se dibujan las formas de la arquitectura clásica pero contemporánea del hotel, que son bañadas por doradas luces que contrastan con el verdor de los árboles y macetones que lo adornan. Una vez dentro, primorosos adornos florales y tapices con escenas clásicas son parte del séquito que da la bienvenida a los huéspedes, que una vez dentro, disfrutan de ver y ser vistos.

El restaurante Joël Robuchon Monte-Carlo se especializa en convertir a los frescos ingredientes en pequeños tesoros que acarician los sentidos, donde algo tan común como el arroz toma el status de una obra de arte. Gracias a su pericia, Joël Robuchon’s abrió su primer restaurant japonés, Yoshi, donde la moderna ambientación prepara a los comensales para disfrutar de la propuesta fresca y contemporánea de su cocina. La mejor opción para el desayuno es tomarlo en el oasis del restaurante cercano a la alberca, para después vivir la experiencia de una cena relajada e informal en el lobby.

Las habitaciones son dignas de esas historias de castillos con final feliz. La limpieza impecable permite disfrutar de los diseños de las alfombras y de los muros decorados con fino tapiz. Las ventanas ofrecen vistas a distintos paisajes que compiten en belleza, y como toque especial, desde la terraza del hotel es posible disfrutar del Grand Prix.

Ya sea que se visite con motivos de admirar la pericia de los pilotos de carreras, para vivir la emoción del Festival de Cannes, o simplemente por el placer de vivir una experiencia única en la vida, Metropole Monte Carlo es el hotel para cumplir todas las fantasías.

No hay comentarios

Agregar comentario

Artículo anteriorQué hacer cuando te hacen sentir de menos
Siguiente artículoAdjuntar (como archivo) un correo en Gmail
Deby Beard es polifacética y siempre tiene una historia para sorprenderte. Sommelier, empresaria, escritora y periodista: escribe sobre viajes todos los viernes el El Heraldo de México en su columna Viajando con Deby, y su cápsula de radio H de Hedonismo, se transmite en vivo todos los jueves a las 09:45 en El Heraldo radio 98.5 fm en el programa de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez. Ha sido invitada honorífica a prestigiosos eventos del ámbito gastronómico, turístico y vinícola por parte de las embajadas de Australia, Chile, Nueva Zelanda, Argentina, Rusia, Francia y España. Es autora de los libros De Etiqueta; Vino, sexo y otros placeres; y en coautoría con sus hijas Melanie y Alexis Beard, escribió la trilogía Seducción en los viajes, en la que narran sus experiencias alrededor del mundo. Es presidenta y cofundadora junto con sus hijas, de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, la única y primera asociación de México en reunir y crear alianzas estrategias entre las marcas más prestigiosas que se encuentran en el país. En su restaurante Margaret Chic Bistro, ofrece la combinación perfecta entre buena comida, los mejores vinos y las finas copas Riedel, las únicas en el mundo diseñadas para disfrutar cada tipo de uva, y de los aromas y sabores de los vinos. Premios y reconocimientos: LA EXCELENCIA UNIVERSAL del Comité de la Excelencia Universal, instituido por el Premio Nobel de la Paz René Cassin para preservar la calidad en cualquier área del saber humano. Reconocimiento como Medio y crítica especializada por parte del club de banqueros de México, entre otros.