Los llamados “gastos hormiga”, es decir los desembolsos que se consideran insignificantes, pueden representar para una persona, al año, cerca de 15 mil pesos; alertó Luis Madrigal, director de la plataforma de comparación de servicios financieros en línea, Coru.com.

Y es que, a decir de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef); los “gastos hormiga” pueden representar hasta 12 por ciento del ingreso anual de un trabajador.

Impacto negativo en la economía

Por lo que este tipo de fugas de dinero tiene un impacto negativo en la economía personal o familiar a mediano y largo plazo.

Por ejemplo, si una persona gana 10 mil pesos, se estimaría que tiene fugas de dinero de al menos 1,200 pesos mensuales; es decir casi 15 mil pesos anuales que se van en gastos hormiga.

“Los ‘gastos hormiga’ son una pérdida de dinero que atenta contra nuestros ingresos. Todos perdemos un poco de dinero a cuentagotas; lo importante es reconocer que no todos los desembolsos son iguales y aprender a identificar los gastos caros e innecesarios para frenar esa fuga”; advirtió el experto.

Uno de los principales problemas, continúa, es que a la hora de ahorrar no se sabe exactamente dónde está la fuga del dinero. Quizá tenemos claros los gastos fijos, pero no pasa lo mismo con los gastos mínimos que no se registran en el día a día.

¿Cuáles son los gastos hormiga?

Infografía compartida por la conducef a través de redes sociales

Por ello, comentó que la manera de identificar los gastos hormiga es a través de tener un control individual.

Lo recomendable es anotar durante la semana todos los gastos diarios, desde las monedas que se dan al empacador del supermercado hasta el pago de los servicios de movilidad por aplicación; el café de la mañana, o la comisión que cobran por usar la tarjeta en el cajero.

Una vez que se tenga ese registro se suma a aquellos gastos que se debe hacer a mediados o fin de mes (servicios de películas o música en línea, tarjeta de crédito, renta) para tener el total. Así será más sencillo ubicar los gastos que afectan el ingreso para pagar las deudas importantes.

Si bien eliminar estos gastos por completo es algo casi imposible de hacer, existen formas de cambiar los hábitos financieros y recortar algunos gastos diarios, especialmente los que más afectan la economía personal y familiar.

Cuatro “gastos hormiga” comunes

El directivo identificó cuatro “gastos hormiga”: el primero las comisiones bancarias, las más costosas suelen ser los recargos por reposición de tarjetas a causa de robo o extravío, estados de cuenta adicionales, disposición de crédito en efectivoanualidad de tarjetas de crédito, transferencias a otros bancos emisión de cheque de caja certificado.

Por ello, recomendó evitar el pago de estas comisiones a través de la organización, además de evitar hacer transacciones o uso de cajeros automáticos de bancos distintos.

El segundo es el llamado “gusto culposo”, en este rubro se encuentra principalmente el consumo de tabaco y alcohol que, además de ser gastos caros, generan efectos negativos en la salud.

El tercero son los gastos en entretenimiento y streaming, donde según un sondeo publicado por Coru y BradEngagment, 45 por ciento de los mexicanos tiene contratado al menos un servicio de streaming (ya sea para ver películas, escuchar música u otro tipo de entretenimiento).

Mientras que entre la generación centennial (nacidos a partir de 2000) el consumo de videojuegos representa una de las principales inversiones de su tiempo y dinero, eso sin considerar aplicaciones o juegos que no se usan, o periodos de prueba que no cancelan. Estos gastos son los que se deben identificar y poner en la lista roja para eliminarlos.

Finalmente, están las aplicaciones de servicios, ya que al menos 33 por ciento utiliza algún tipo de servicio de transporte privado como Uber, Cabify, según el sondeo de Coru y Brad Engagment.

Mientras que los millennials hacen uso de servicios de entrega de comida al menos una vez a la semana (36.5 por ciento), más de una vez (14.5 por ciento), una cada dos semanas (19.5 por ciento), y 29.5 por ciento dice que no acostumbra usar estos servicios.