En el último anuncio de Ford no aparece ningún coche. Aprovechando que se acercan las fiestas, los ingenieros de la empresa automotriz han diseñado una caseta para perros que elimina el estruendo de los fuegos artificiales mediante tecnología de cancelación de ruido pasiva y activa.

Todos los que hemos tenido perros sabemos lo ansiosos que pueden llegar a ponerse en esta época del año. Según el entrenador canino Graeme Hall, la mitad de los perros muestra signos de miedo ante este tipo de ruidos inesperados. La solución ya estaba presente en los vehículos modernos.

Un concepto de Ford recoge el sistema Active Noise Control de sus automóviles y lo traslada a una caseta para perros. La “caseta tranquila” combina control de ruido activo con paneles de cancelación de ruido para reducir el estruendo de los fuegos artificiales y los petardos a un nivel que no perturbe la audición ultrasensible de nuestros amigos cuadrúpedos.

Para rematar, la caseta ha sido diseñada con una puerta automática, bloques elevadores antivibración y ventilación insonorizada. Probablemente solo exista para la campaña de Navidad de la compañía, pero si este concepto acabara llegando al mercado, Ford tendría toda mi atención.