Como una forma de fomentar el hábito de la lectura en la población y promover el pensamiento crítico, el proyecto Lectores Urbanos ha ido expandiendo su alcance desde el 2017 con módulos  en Tijuana, Rosarito y Tecate.

Durante la sesión semanal de Tijuana Innovadora el encargado de este proyecto, Paulo Carrillo mencionó que ya son 35 módulos de lectura gratuita los que han podido instalar, en los cuales las personas dejan un libro y se llevan otro.

“Existe una correlación entre los países lectores con su incidencia de actos violentos, también la falta de lectura se ve reflejada en la comprensión de textos o en un lenguaje limitado al momento de expresarnos, es por eso que atacamos estos problemas”, detalló.

Indicó que aunque una persona no cuente con un libro para donar al módulo, de todas formas puede tomar uno de los que ya están y regresarlo después con el fin de llegar al mayor número de personas posible. 

Destacó que próximamente piensan implementar un sistema de código QR en las unidades de transporte público, parques y otros espacios donde la gente pueda escanear y descargar un libro de manera gratuita.

“Tenemos la meta de colocar 24 mil códigos QR en la ciudad y esperamos tener 100 módulos de lectura en el transcurso de este año para promover el hábito de la lectura”, finalizó.