Las exportaciones de México registraron en mayo un aumento de 6.66 por ciento anual, su mayor alza durante la administración actual, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Luego de una contracción de 1.18 por ciento en las exportaciones en marzo pasado (su primera caída desde 2016), los envíos de mercancías mexicanas al extranjero hilaron dos meses con incrementos, reflejando así su mayor expansión desde noviembre de 2018.

El impulso que recibieron las exportaciones se explicó por el dinamismo que mostraron los productos no petroleros, cuyos envíos crecieron 7.71 por ciento a tasa anual, su mejor nivel en los últimos siete meses.

Al interior de esta balanza comercial también se pudo observar un avance de 7.95 por ciento en los envíos manufactureros.

Los envíos que tienen como destino Estados Unidos crecieron 8.5 por ciento anual, cifra inferior al 11.7 por ciento registrado durante abril, mientras que las exportaciones al resto del mundo presentaron un repunte al pasar de una contracción de 8 por ciento en el cuarto mes del año a un alza de 4.1 por ciento en mayo.

El sector automotriz reflejó un incremento de 16 por ciento en comparación con mayo de 2018, lo que a su vez representó su mejor nivel para un periodo similar desde 2011.

Una vez contabilizado ese sector, los ascensos más importantes del mes se observaron en las exportaciones de maquinaria y equipo especial para industrias diversas (11.9 por ciento); de alimentos, bebidas y tabaco (10.7), y de equipo profesional y científico (5.7).

El dinamismo que reflejaron este tipo de productos compensó la disminución de las exportaciones petroleras, que cayeron 6.93 por ciento en mayo, con lo que hilaron siete meses en terreno negativo, derivado de las contracciones observadas en los envíos de petróleo crudo (2.6 por ciento anual) y de otro tipo de productos petroquímicos (29.72 por ciento).

Por otra parte, las importaciones petroleras presentaron un ‘estancamiento’ durante mayo, ya que únicamente aumentaron 0.07 por ciento a tasa anual.

De manera desagregada, las importaciones petroleras avanzaron 2.43 por ciento mientras que las no petroleras disminuyeron 0.22 por ciento a tasa anualizada.

El saldo de la balanza comercial de mercancías ascendió a mil 31 millones de dólares, con lo que este indicador económico acumula cuatro meses consecutivos en zona superavitaria.