“Estás loco si piensas escribir un artículo defendiendo el neoliberalismo después de lo que dijo López Obrador en su toma de posesión”, me dijo un buen amigo el sábado. “Por el contrario, hoy, más que nunca, hay que salir a defender un proyecto ideológico que está siendo atacado desde la Presidencia con argumentos falsos, simplistas y maniqueos”, le respondí.

Pues a lo mejor sí estoy loco, pero heme aquí defendiendo en lo que creo: en la libertad económica. El proyecto neoliberal, que fue implementado a partir del sexenio de Miguel de la Madrid, es la consecuencia de las profundas crisis económicas generadas por el estatismo desbocado durante los sexenios de Echeverría y López Portillo.

En 1982, el país efectivamente estaba en quiebra. La solución fue llevar a cabo una serie de reformas para promover una economía de mercado. México optó por la ruta capitalista en un mundo donde todavía existían, vale la pena recordarlo, las opciones comunista y socialista.

Desde mi punto de vista, el gran error del neoliberalismo mexicano fue no ser más agresivo en la apertura económica. Mientras que se abrieron grandes sectores a la economía de mercado, otras actividades prioritarias se mantuvieron cerradas. Prevalecieron monopolios (públicos y privados), así como oligopolios en diversos sectores estratégicos.

Un estudio de la consultora SAI de 2012, utilizando el Índice Herfindahl, daba cuenta, en ese momento, de la falta de competencia económica en la industria del petróleo, electricidad, telecomunicaciones, medios de comunicación y transporte terrestre. No era gratuito, en ese entonces, que el hombre más rico del mundo fuera Carlos Slim, empresario que había comprado Telmex y al cual el Estado le había garantizado varios años el monopolio de las telecomunicaciones en México.

Es lo que, durante muchos años, varios denominamos y criticamos como el “capitalismo de cuates”. Varias de las grandes fortunas en México se debían más al contubernio del poder político con el económico. En eso tiene toda la razón López Obrador. Su diagnóstico es correcto. Lo que no me queda claro es la solución que propone.

Ojalá la Cuarta Transformación abra estos sectores al mercado, tanto donde hay concentración de empresas públicas como de privadas. La otra opción es que el Estado siga dilapidando dinero de los contribuyentes con sus monopolios públicos y que en los privados sólo haya un cambio de cuates del capitalismo de cuates.

Otra crítica muy atendible al neoliberalismo es la arrogancia para reconocer que se necesitaban soluciones para aquellos que se quedaron fuera o rezagados del proceso de apertura económica. Hoy, toda esa población está convencida de que sus problemas se deben, como dice el presidente López Obrador, al neoliberalismo. Los ganadores de la apertura, en cambio, creen que su éxito se debe a logros individuales. Y es que así somos los humanos: cuando nos va bien en la vida pensamos que somos unos chingones a pesar del gobierno que tenemos; cuando nos va mal, le echamos toda la culpa al maldito gobierno. Punto débil del neoliberalismo fue no haber reconocido la importancia de los perdedores de las reformas y trabajar para darles una solución.

Sin duda hay más problemas que generó el neoliberalismo. Pero no se puede sólo hablar de ellos sin reconocer sus virtudes. El discurso de López Obrador es, en este sentido, falso, simplón y maniqueo. Tan es así que el Presidente, en los hechos, comparte varios aspectos de la agenda neoliberal. Está a favor del libre comercio. Apoya la autonomía del banco central. Promete disciplina en el manejo de las finanzas públicas. No quiere subir impuestos; por el contrario, pretende bajarlos en ciertas regiones del país. Está convencido que se requiere un gobierno austero. Y yo agregaría que le choca, como a los neoliberales, esa colusión de intereses políticos y económicos del capitalismo de cuates.

Lo que no se vale en el discurso de AMLO es equiparar al neoliberalismo con corrupción. Poner etiquetas de esta forma impide un debate ideológico de verdad. Si un neoliberal es corrupto por lo que piensa pues ya, de entrada, se jodió. No hay argumento ni dato que valga. Es una bobería muy peligrosa, tanto como decir que los judíos son tacaños, los musulmanes terroristas, los comunistas asesinos, los conservadores hipócritas, los mexicanos violadores o los estadunidenses tontos.

Cosa vieja de los políticos demagogos:  como reditúa políticamente, recurren a argumentos falsos, simplones y maniqueos para descalificar a los que tienen una religión, ideología o nacionalidad diferentes.

No, señor Presidente, los neoliberales no somos corruptos por lo que pensamos. Los corruptos son los que se corrompen y usted, por cierto, los quiere perdonar.

 

Twitter: @leozuckermann