Se prevé que el crecimiento del turismo invernal en México apenas aumente 0.9 por ciento en comparación con 2018, lo que sería su peor dato para el mismo periodo en los últimos 6 años. De acuerdo con las previsiones de la Secretaría de Turismo (Sectur), a cargo de Miguel Torruco, este ligero incremento se debe, en parte, a un mayor número de cuartos de hotel disponibles, pues la oferta de habitaciones creció 3 por ciento en los últimos doce meses.

La industria turística ha reportado sus peores cifras bajo el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador. Entre las causas de la desaceleración del turismo en el país, destaca la falta de un organismo de promoción que dirija los esfuerzos en la actividad económica que aporta el 8.8 por ciento del Producto Interno Bruto (Mayor líder turístico americano afea que para AMLO el principal sector de México no sea prioridad).

Otro de los factores que explican la desaceleración del turismo invernal es la caída de 0.6 por ciento de los turistas provenientes de Estados Unidos, el mercado de viajeros internacionales más importantes para el país. El mercado estadounidense es ‘sensible’ a las advertencias de no viaje de su gobierno, esto ante la percepción de inseguridad de sitios turísticos en Quintana Roo y Baja California Sur, que se encuentran entre las primeras cinco entidades con mayor incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes.

Aún así, la Sectur prevé un ligero aumento en los viajeros que llegarán al país de 1.4 por ciento. Para las dos últimas semanas de diciembre y la primera de 2020, cerca de 7 millones 900 mil de turistas se alojarán en algún hotel, particularmente en los polos turísticos con playa como Cancún, con 571 mil visitantes, Riviera Maya con 280 mil viajeros, así como Acapulco, con 593 mil turistas.

Por su parte, Nuevo Vallarta en Nayarit se perfila con el destino con mayor promedio de ocupación, al tener 9 de cada 10 de sus cuartos ya reservados, mientras que Puerto Vallarta tendrá el 88.2 por ciento de sus cuartos ocupados en la temporada.

En ese sentido, para Raúl Sapién, presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), advirtió que la incidencia delictiva en estos polos turísticos frena el arribo de visitantes extranjeros.Entre los destinos turísticos con mayores afectaciones, de acuerdo con el CNSP, se encuentran Sonora, Veracruz, Oaxaca, Acapulco, Ixtapa y Mazatlán en Sinaloa.

Al cierre de 2018, según datos de la organización de empresas privadas de seguridad, el 70 por ciento de los empresarios del ramo turístico veían que la falta de seguridad afectaría el desarrollo de esa actividad económica.

El periodo invernal es de suma importancia para los turisteros mexicanos pues de allí obtienen cerca de 20 por ciento de sus ingresos anuales, de acuerdo con datos del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), informa El Financiero.