La economía mexicana podría ver un crecimiento modesto en 2020, por lo que se requieren medidas que alienten la inversión productiva y fortalezcan el estado de derecho, consideró hoy el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su análisis económico semanal, el CEESP indicó que la puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) de libre comercio podría contribuir también a un mejor desempeño económico este año.

“Es claro que la limitada inversión ha sido prácticamente la principal razón del estancamiento de la economía y de la escasa creación de la infraestructura productiva que sostenga la competitividad del aparato productivo”, señaló.

El organismo, que depende del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), sostuvo que se requiere “urgentemente” avanzar en aumentar la inversión productiva en capital físico de las empresas y en infraestructura pública, así como en acciones que eleven el capital humano de la población, principalmente en salud y educación.

Agregó que otro factor fundamental se refiere al fortalecimiento del estado de derecho, sobre todo en lo que respecta al combate a la extorsión, que se ha extendido en varias zonas del país, así como abatir la inseguridad pública.

Indicó que “se requiere de decisiones de política económica en línea con el fortalecimiento de la inversión y del estado de derecho”, para revertir el bajo crecimiento y lograr que el país alcance un dinamismo económico elevado.

La mayoría de las proyecciones económicas para México respecto al año que acaba de terminar se ubican en alrededor de una nula expansión, mientras que algunos expertos incluso estiman una caída marginal.

En 2018, la economía mexicana, la segunda mayor en América Latina después de Brasil, se expandió un 2,1 por ciento. Fin