En Baja California “tenemos una economía parasitaria, desequilibrada sectorialmente y subordinada al capital externo”, dijo este viernes el presidente del Centro de Estudios Económicos de la entidad, Luis Roberto Valero Berrospe, al señalar que las remesas foráneas se han convertido, de manera preocupante, en un fuerte soporte de las finanzas estatales.

En una década las remesas crecieron un escandaloso 252%, provocando un salto de Baja California desde el lugar 24 al 12 a nivel nacional –dijo–, de tal modo que en la actualidad representan ya más del 5% del Producto Interno Bruto estatal.

Informo que en el 2021, México se convirtió en el segundo mayor receptor de remesas a nivel mundial y se colocó como el primer destino de los llamados migradolares dirigidos a la región de América Latina y el Caribe, de acuerdo con el Informe sobre Migración y Desarrollo del Banco Mundial.

Valero Berrospe sostuvo que elevándose a niveles históricos, las remesas foráneas son ya una bujía emergente que supera a dos indicadores muy importantes: la inversión extranjera directa nueva en la última década, y las Participaciones Federales por segundo año consecutivo.

Para Tijuana, que enfrenta una grave problemática, las remesas se han convertido en un salvavidas; con más de 2 mil millones de dólares captados en 3 años, es el principal receptor de remesas a nivel nacional y uno de los de mayor captación a nivel mundial, “lo cual no es para enorgullecerse”, subrayó el economista.

Explicó que en la repartición de las remesas por municipios, Tijuana recibió en el primer trimestre del 2022 el 56% del total que fue de 320 millones de dólares. Mexicali fue el segundo receptor con 64 mdd (20%) y Ensenada estuvo en tercer lugar con 50 mdd (16%).

Asimismo, agregó que el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) dio a conocer su Índice en el que Baja California cayó dos lugares en 2021, sitio del que no se recuperó para el reporte 2022.

El presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California informó que esta semana el gobierno “bailó” porque tuvo algunos puntos positivos, pero soslayó que todo cuenta y nos remonta a los “odiosos años 90” cuando nuestro estado fue número 2 a nivel nacional durante casi una década, pero en el 2012 inició una caída libre que se refleja en numerosos indicadores como PIB, empleo, inversiones, etcétera.

Luis Roberto Valero Berrospe manifestó que los reportes de esta semana sobre remesas y competitividad confirman la realidad que vemos cotidianamente los ciudadanos, mientras los políticos, “carentes de humildad”, siguen mirando el mundo a través de su burbuja de cristal, por lo que urge un nuevo estudio de vocaciones de Baja California.

Finalmente señalo que otro indicador negativo de la economía bajacaliforniana es el alto rezago de los créditos del INFONAVIT, pues según la propia institución, que está abierta a negociar con los derechohabientes, en la entidad hay 34 mil 686 créditos vencidos por un monto superior a los 13 mil millones de pesos, con lo que Baja California se ubica entre los estados con mayor cartera vencida del país.