Durante la reunión de enero del Comité Binacional para la Frontera Norte, se reunieron las comisiones de transporte de México y EE.UU. en la ciudad de San Diego para mostrar los avances en infraestructura binacional de la frontera norte, teniendo como temas principales los esquemas de financiamiento para proyectos de infraestructura de transporte, y el impacto que tiene la dinámica de comercio entre EE.UU. y México.

Carlos Bussey, director de Desarrollo de Carreteras de la SCT, dio inicio a su participación con una breve introducción a los esquemas de financiamiento en pro de la infraestructura de transporte; así mismo, compartió a groso modo la situación de la infraestructura actual de la red federal de carreteras. “Actualmente, la red federal, cuya longitud es de 50, 670 Km (40,783 Km para la red federal libre de peaje y 9,887 Km de red federal concesionada y con algún sistema de cobro), cuenta con 15 corredores: 9 longitudinales y 6 transversales”, dijo Bussey. “Estamos sumando proyectos a la red federal concesionada; 5,825 Km son destinados a los gobiernos locales y a la iniciativa privada, mientras que 4,062 Km están bajo la supervisión del Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN)”.

Bussey explicó que actualmente se están desarrollando 52 autopistas nuevas (alrededor de 3,200 Km). 14 de estos proyectos se encuentran dentro del alcance del FONADIN, 8 se encuentran concesionados a los gobiernos estatales y 30 dentro del sector privado; todo esto equivale a una inversión de alrededor de 190,000 millones de pesos. “El comercio con México genera alrededor de 6 millones de empleos para EE.UU.”, dijo Bussey, “la cifra en México seguramente es mayor. Pero lo que es impresionante es la intensidad del comercio en la franja fronteriza; tan sólo tomando en cuenta California, Arizona, Nuevo México y Texas, los principales estados en cuestión de exportaciones con México, podemos ver que el impacto es más que evidente; en total, estamos hablando que nuestro comercio con EE.UU. es de 514,000 millones de dólares. En los últimos 20 años, el comercio ha crecido alrededor de 300%”. A través de estos corredores queda claro que se quiere generar un valor agregado y una dinámica mucho más rápida, es por eso que la meta del Plan Nacional de Infraestructura es la de convertir a México en una plataforma logística global.

Participaron, por parte de EE.UU., responsables de la Administración Federal de Carreteras (Federal Highway Administration, FHWA), y por parte de México la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), BANOBRAS, INADEM y FONADIN, así como, Rick Backlund de la FHWA; Marney Cox, economista en jefe de SANDAG; María de los Ángeles González, jefa de la Unidad de Asuntos Internacionales de Hacienda; Jorge Santiago, subdirector de Proyectos de Banobras; Cecil Scroggins de la Administración General de Servicios (GSA); Michael Bouril de U.S. DOT; Tiffany Julien del programa TIGER de la FHWA, entre otros.