Mientras que docenas de compañías a lo largo de la frontera de Estados Unidos en California contratan trabajadores de México para trabajar como trabajadores de almacenes y logística  los investigadores y abogados del Departamento de Trabajo de EE.UU. también están trabajando arduamente–para prevenir la explotación de estos trabajadores y hacer que los empleadores rindan cuentas.

Desde  la investigación histórica de Premar Global Warehouse Logistics en septiembre de 2021, investigadores de la División de Horas y Salarios han encontrado tres almacenes aduaneros más en el área de San Diego que pagan a trabajadores en pesos mexicanos a una tasa equivalente de tan sólo $2.50 por hora en violación de la Ley de Normas Justas de Trabajo (FLSA por sus siglas en inglés).

Además, las compañías también están obligadas a pagar un total de $56,675 en multas dado su imprudente desprecio del salario mínimo y los requisitos de horas extras de la FLSA.

“Todos los empleados que trabajan en los Estados Unidos tienen derecho a la protección de la Ley de Normas Justas de Trabajo”, dijo el Procurador del Departamento de Trabajo Seema Nanda. “A través de nuestros esfuerzos, estos empleadores de San Diego se han dado cuenta de que no pueden evitar las protecciones laborales federales simplemente porque sus empleados regresan a casa al otro lado de la frontera al final de la jornada laboral. Animamos a otros en este sector a que presten atención y eviten las costosas consecuencias de la explotación de trabajadores y pagando a sus empleados según lo requerido legalmente. El departamento no tolera el robo de salarios ni el abuso de  trabajadores”.

Los investigadores de la división determinaron que Columbia Export Group PDSA, OMG Global Logistics y Atlas Freight Forwarding participaban en esquemas similares para explotar a los trabajadores y eludir la FLSA, incluyendo el uso de afiliados en México para pagar a sus empleados como si trabajaran en México, y no en los EE.UU. Las investigaciones encontraron lo siguiente:

  • A.G.A. Investments II Inc., que opera como Columbia Export Group, y el propietario Arturo Ruffo negaron salarios mínimos federales y horas extras a los empleados que cruzan la frontera todos los días para trabajar en el almacén Otay Mesa de la compañía. El tribunal ordenó a los acusados a pagar $267,408 en salarios mínimos y $648,269 en horas extras a 60 empleados, y $34,958 en multas. Columbia Export Group tiene ubicaciones en Ensenada, Tijuana, La Paz, San José del Cabo y Cabo San Lucas.

 

  • OMG Freight Forwarders, OMG Global Logistics y el propietario Oscar Mayer pagaron a los trabajadores que cruzaban desde México para trabajar en el almacén Otay Mesa de la compañía menos del salario mínimo y negaron horas extras por horas trabajadas más allá de 40 en una semana laboral. El empleador pagó a los trabajadores a través de un afiliado en México por depósito directo en pesos mexicanos. La compañía pagó a los empleados tan poco como $2.50 por hora. El tribunal ordenó a la compañía pagar $233,141 en salarios mínimos y $588,932 en horas extras a 31 empleados, y $10,921 en multas.
  • Atlas Freight Forwarding Inc. de San Diego pagó a los trabajadores de su almacén de Otay Mesa una tarifa plana y en pesos mexicanos por todas las horas trabajadas. La compañía utilizó la nómina de su Coordinadora de Servicios Aduanales Atlas, con sede en Tijuana, para procesar los pagos. El tribunal ordenó a la compañía pagar $111,584 en salarios mínimos y horas extras a 13 empleados, y $10,790 en multas.

“Una explotación como la que encontramos en estas investigaciones no se acepta. A nadie se le debe pagar tan poco como $2.50 por hora”, dijo la administradora interina de la División de Horas y Salarios, Jessica Looman. “El resultado de estos casos envía un mensaje claro de que el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos hará responsable a estos infractores de la ley laboral”.

La División de Horas y Salarios y el Consulado General de México en San Diego mantienen una relación de trabajo productiva para garantizar que los ciudadanos mexicanos que trabajan en el sur de California conozcan sus derechos laborales bajo la ley federal, incluido el derecho a denunciar violaciones laborales sin temor a amenazas e intimidación.

“Pagarles a los trabajadores de almacén menos del salario mínimo y no pagarles horas extras son prácticas ilegales que nunca deben tolerarse», dijo el cónsul general de México, Carlos González Gutiérrez, en San Diego, quien recordó que brindar protección a los ciudadanos mexicanos es la principal tarea de la institución que representa. “Que estos casos nos recuerden a todos, tanto trabajadores como empleadores, que una vez que el trabajador cruza  la frontera entre México-Estados Unidos la ley laboral de los Estados Unidos se aplica y se aplicará de manera sólida”.

El Cónsul General González Gutiérrez subrayó la asociación de larga data con el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos y alentó a los trabajadores mexicanos a comunicarse con el Consulado al 619-231-3847 o al proteccion@consulmexsd.org si necesitan apoyo, protección consular o asesoramiento legal gratuito.

La oficina del distrito de la División de Horas y Salarios en San Diego investigó estos casos. El abogado de la División de Horas y Salarios Boris Orlov y la abogada litigante Adriana Ahumada de la Oficina del Procurador del departamento en San Francisco manejaron los casos para el departamento.

La división hace cumplir la ley independientemente del estado migratorio de un trabajador y puede hablar confidencialmente con las personas que llaman en más de 200 idiomas. Para obtener más información sobre la FLSA y otras leyes aplicadas por la división, comuníquese con su línea de ayuda gratuita al 866-4US-WAGE (487-9243). Obtenga más información sobre la División de Horas y Salarios, incluida una herramienta de búsqueda para usar si cree que la división le puede adeudar salarios atrasados cobrados.