Con la firma del acuerdo modificatorio del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), se da mayor certeza a las inversiones en Baja California.

El Dr. Octavio de la Torre de Stéffano, presidente de TLC Asociados, refirió que el documento, aprobado previamente por el Senado de Estados Unidos, resolvió cuestiones pendientes al tratado negociado con anterioridad por los tres países, el cual, una vez que reciba la correspondiente ratificación parlamentaria de Canadá, sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de 1994.

Comentó que para el presidente Trump este es un logro, ya que se trata del acuerdo más grande que alguna vez se consiguiera, y afirmó que la frontera que tiene con México es la más larga y fuerte, económicamente hablando.

El abogado fiscalista señaló que, a partir de este 29 de enero, se detonaron los plazos para que Estados Unidos establezca los órganos y comités para implementar el T-MEC, conforme a la ley de implementación de ese país.

Entre dichos plazos, dijo, están 30 días para establecer un comité intersecretarial para implementar la regla de origen automotriz; 90 días para publicar los requerimientos para el régimen de transición alternativo para sector automotriz.

Asimismo, 30 días para establecer el comité intersecretarial ambiental; 90 días para establecer el comité intersecretarial laboral; 180 días para que el comité intersecretarial laboral envíe primer reporte al congreso, que deberá incluir una evaluación de los recursos destinados por el gobierno de México a la reforma laboral, el uso del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida, entre otros.

De la Torre apuntó que el tratado entrará en vigor el primer día del tercer mes, después de que el último socio comercial notifique que ha concluido sus procedimientos internos de aprobación, lo cual podría ocurrir durante el verano de 2020.

“El contar con este documento nos va a permitir tener mayor seguridad, sobre todo a la inversión extranjera directa, pero también a nuestros productores de que sus artículos van a ser bienvenidos en Estados Unidos y Canadá”, expresó.

Sin embargo, De la Torre de Stéffano aclaró que no será suficiente el tratado y su ratificación para la inversión, pues será necesario que se garantice la seguridad jurídica, la seguridad pública y que los acuerdos y políticas públicas no se cambien a mitad del camino.

Como parte del T-MEC, México se comprometió a implementar una reforma laboral, con la intención de mejorar el marco jurídico, ya que era un tema que preocupaba a Estados Unidos y Canadá, quienes buscaban que en México los trabajadores pudieran elegir, realmente, a sus líderes sindicales, entre otras cuestiones.

“Desde que México entró al TLCAN, en 1994, su economía incrementó siete veces, mientras que los tres países en su conjunto representan el 12% del comercio internacional”, concluyó el Dr. Octavio de la Torre.