Ante las nuevas condiciones que ha propiciado la pandemia por el Coronavirus Covid-19, resulta necesario el uso de cubrebocas, dejando al descubierto solo la mitad del rostro, de ahí que las tendencias del maquillaje apuestan por destacar los ojos.

La directora general de Mona Instituto, Débora Reveles, afirmó que aunque se dice mucho que el maquillaje dejará de usarse, hay un sector muy grande que se rehúsa a dejarlo, saliendo nuevamente a las calles y retomando la ilusión, para adaptarse a los nuevos usos sociales

“Ahora que el cubrebocas es parte de nuestro look, donde nos cubre el 50% del rostro, es momento de hacerle honor al dicho que nuestros ojos son el espejo del alma, por lo que tendremos que aprender a sonreír con ellos y qué mejor que con un maquillaje creativo que muestre nuestra personalidad”, expresó.

La directiva refirió que el maquillaje viene a dar un giro lúdico y alegre a la nueva normalidad, surgiendo nuevas tendencias: más práctico, individualizado, enfocado en la mirada y con texturas resistentes al roce de las mascarillas.

“Actualmente las tendencias buscan más que nunca el equilibrio emocional y se adaptan al ánimo de cada uno. Aquí en lo que hay que fijarse a la hora de maquillarse es en las texturas con buena fijación, que aguanten bien los roces y no ensucien la mascarilla”, explicó.

Por ejemplo, detalló Débora Reveles, bases de maquillaje de larga duración y fáciles de aplicar que unifiquen el tono y se distribuyan de manera uniforme; labiales que permitan dar un subidón de color en segundos cuando se llegue al destino; iluminadores y rubores en tonos rosas, lavanda y coral, que ayudan a conseguir ese efecto de buena cara que todos buscamos.

“Una pestaña negra y rizada, si aún no tienes un rizador es el momento de hacerte de uno, ya que aumenta la expresividad de los ojos. Yo recomendaría delinear el ojo por dentro y por fuera actualizando colores vitales y optimistas, muy de los ochenta, como el azul índigo, el eléctrico, el marino, el berenjena, el verde esmeralda. Hay vida más allá del negro y el marrón”, destacó.

La directora de Mona Instituto subrayó que el delineador de ojos se aplica de forma delgada en el interior, trazando la línea más gruesa en el exterior, con el pulso firme y sin levantar el pincel del ojo.

Por último, Débora Reveles recomendó no dejar a un lado aquello hace bien a nuestro ánimo, pues aunque estemos en confinamiento, el maquillaje es una chispa de alegría en nuestro rostro que nos ayuda a sobrellevar de mejor manera la nueva normalidad.