México como país sede del 43 Congreso Mundial de la Viña y el Vino y a Baja California como entidad anfitriona de la Asamblea Nacional de la Organización, podría dejar una derrama económica por alrededor de tres mil 600 millones de pesos.

En reconocimiento al desarrollo de la vitivinicultura a nivel nacional, la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), con sede en Francia designó a México como país sede del 43 Congreso Mundial de la Viña y el Vino 2022 y a Baja California como entidad anfitriona de la Asamblea Nacional de la Organización.

México cuenta con una gran tradición en la elaboración del vino, que data de 1593, con el establecimiento de la primera bodega para su producción comercial en Parras, Coahuila.

El evento mostrará el dinamismo de esta industria, que se ha visto reflejado ante el mundo en la calidad de sus vinos, su mezcla con el enoturismo y su excepcional gastronomía mexicana, declarada en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la @UNESCO, comentó Victor Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural del Gobierno de México.

Y ¿cómo beneficia esto a México y a la cultura del vino mexicana?

En los últimos años, el vino mexicano ha vivido un auge, aunque se trata de una industria aún joven y en crecimiento, ésta cuenta con características específicas que vuelven al vino mexicano especial. Cada vez vemos más marcas de vino nuevas, todas tratando de tomar una parte del mercado, innovando con sus propuestas y acercándose a las nuevas tendencias.

El Congreso se celebra todos los años por invitación de uno de los 47 Estados miembros y constituye un espacio para que los científicos de diferentes disciplinas se encuentren e intercambien puntos de vista y conocimientos. En este marco, se presentan los resultados del trabajo en los ámbitos de la viticultura, la enología, la economía y el desarrollo legislativo del sector, como también en la inocuidad de los alimentos y las repercusiones en la salud.

Así mismo el Congreso, podría dejar una derrama económica por alrededor de tres mil 600 millones de pesos.

Los concursos y las revistas de vinos, así como buenas reseñas entre los prescriptores, son una puerta de entrada importante para el país objetivo, ya que se logra mejorar la imagen de los vinos y de la propia bodega y permiten abrir el camino de futuras acciones promocionales.

Según datos del Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV), al día de hoy se produce vino en 14 estados de la república y existen aproximadamente 220 bodegas en todo el país que han detonado 12% de crecimiento anual hasta 2019. Incluso los productores mexicanos han demostrado que están poniendo atención y cuidado en sus procesos, pues México cuenta con 1,500 medallas ganadas en concursos internacionales.

La industria del vino de Aguascalientes cada vez toma más fuerza, aunque se trata de una industria aún joven y en crecimiento, ésta cuenta con características específicas que vuelven al vino mexicano especial, cada vez vemos más productores que están sacando nuevas etiquetas originales, comentó el secretario Victor Villalobos Arámbula.

Villalobos Arámbula señaló que del 2018 a 2020 la producción de uva industrial en el país registra una tasa de crecimiento promedio anual de 10 por ciento, con más de 73 mil toneladas, lo que permite producir casi 36 millones de litros de vino y dos millones de litros de derivados como jugos, vinagres, entre otros.

“Está actividad ha crecido de manera importante en México y son 14 estados productores de vid, con una superficie de 39 mil 243 hectáreas sembradas, con más de 50 variedades en producción, de las cuales ocho mil 431 hectáreas se destinan a la elaboración de vinos y otros productos industriales. “México cuenta con 82 variedades registradas en el Catálogo Nacional de Variedades Vegetales del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS)”, puntualizó.