La directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, predijo una «recesión mundial» ante un contexto actual de “crisis múltiples”.

Funcionaria explicó que tras la pandemia de Covid se esperaba una recuperación, pero situaciones como la guerra en Ucrania, la crisis climática, el alza en los precios de alimentos y energía y las mismas consecuencias del coronavirus han creado las condiciones para una recesión global.

“Pienso en una recesión mundial. Pienso que nos dirigimos hacia eso. Pero al mismo tiempo debemos comenzar a pensar en la recuperación. Debemos restablecer el crecimiento”, afirmó Ngozi Okonjo-Iweala en el foro público de la OMC en Ginebra.

Ngozi Okonjo-Iweala también destacó que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional recortaron sus previsiones para la economía mundial y como las cifras comerciales no tienen “buena pinta”.

OMC urge el actuar para prevenir una “recesión mundial”

Ante la posibilidad de una recesión global, Ngozi Okonjo-Iweala hizo un llamado a implementar políticas radicales para estimular el crecimiento económico.

La directora del OMC expresó que es necesario reflexionar sobre qué planes van a implementarse y como la principal preocupación a corto plazo debe ser “asegurar la seguridad alimentaria”, sin dejar de lado el acceso a la energía.

La funcionaria aseveró que los bancos centrales “no tienen otra opción” más que subir las tasas de interés debido a la inflación, pero esta medida tendrá efectos “bastante graves” para los países en desarrollo, para quienes el cumplimiento de la deuda es cada vez más pesado.

Ngozi Okonjo-Iweala instó a los bancos a determinar si la inflación se debe por una fuerte demanda o si el alza de los precios está ligada a motivos estructurales por el lado de la oferta.

“Si se trata de factores ligados a la oferta de los cuales no hay control, seguir subiendo las tasas de interés sería contraproductivo”, afirmó.

¿Cómo afecta a México una crisis económica mundial?

Una recesión es un periodo de caída general en la actividad económica de un país, que se vería reflejada en las ventas tanto al mayoreo como menudeo.

El economista John Maynard Keynes explica como la recesión ocurre cuando los agentes económicos (empresas, familias, etc), impulsados por la pérdida de confianza en el sistema, dejan de invertir tras un periodo de “bonanza económica”, acumulando capital y por ende, liquidez.

Desde hace meses la posibilidad de una recesión en países como Estados Unidos, principal socio comercial del nuestro, ha causado preocupación.

A finales de julio de este año, también Moody’s Analytics advirtió sobre una posible recesión en un ámbito global que tendría lugar en los siguientes 12 meses y que afectaría principalmente a MéxicoEstados Unidos.

“Alrededor de 30% del Producto Interno Bruto de México depende del crecimiento de EU. De esta forma, si Estados Unidos cae en recesión, México no tiene forma de evadirla”, explica Gabriella Siller de Banco Base.

En México, el 40% del PIB son exportaciones, de la cuales 94% son no petroleras y 80% se dirigen hacia Estados Unidos.

De acuerdo con los pronósticos de Moody’s, en 2023 la economía mexicana registraría una caída del 1.7% en el PIB, esto cuando el país aún no se ha recuperado de la caída de 8.5% en 2020 a causa del confinamiento por la pandemia de coronavirus.

Entonces, ¿Cómo afectaría a México una recesión mundial? Moody´s detalló que el país afronta una combinación de eventos desfavorables:

  • Persistencia de choques de oferta en la economía global
  • Altos precios de las materias primas
  • Debilitamiento de la demanda interna ante la necesidad de una mayor restricción monetaria para abatir la alta inflación

«El ingreso de las familias sufre un golpe doble, uno por la reducción del poder de compra generado por la inflación y otro por la pérdida de empleos», aseguró el grupo de análisis financiero sobre los efectos de una recesión en México.

De acuerdo con el último reporte de Monitoreo de Percepciones Empresariales de Vestiga Consultores, el 55% del empresariado mexicano estima altamente o más o menos probable que suceda una recesión en México.