De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la balanza comercial mexicana presentó un superávit de 4 mil 385 millones de dólares en septiembre del 2020, con lo que se acumuló un balance de 18,958 md para los primeros tres trimestres de 2020. La balanza comercial de los últimos meses refleja los efectos de la pandemia, ya que disminuyó tanto el volumen anual de exportaciones como el de importaciones.

En este sentido, el Dr. Eliseo Díaz, investigador del Departamento de Estudios Económicos de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), explica que las pérdidas en la balanza comercial de los países serán, a causa de las afectaciones del COVID-19, mayores en medida que éstos sean más abiertos.

Señala que en los próximos años lo que se verá es una disminución en los beneficios de la globalización y que en países como Holanda, México, Hungría, Francia tendrán los mayores impactos y economías más cerradas como Brasil, Argentina, Colombia, tendrán menos pérdidas; y está el caso de Costa Rica que está obteniendo beneficios.

En el caso de México, el choque externo se está presentando tanto en importaciones como en exportaciones, explica el Dr. Eliseo, quien además agrega que la situación no podrá representar grandes mejoras, a nivel mundial, si continúa la guerra comercial-económica entre Estados Unidos y China.

Agregó que por el momento México posee un superávit comercial que le permite cumplir con algunos de sus compromisos pero que a futuro, de prolongarse este escenario, no podrá cumplir con los compromisos de deuda; de igual manera, señala que por el momento se están atendiendo las causas pero que habría que aguardar si es que no se da un cambio en la política comercial del país que dé mayor apertura a nuevos socios comerciales.

La reflexión del Dr. Eliseo Díaz,