En el marco de la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de América del Norte, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, destacó que tanto él como sus homólogos de Canadá, Chrystia Freeland, y de Estados Unidos, Rex Tillerson, coincidieron en fomentar el trabajo en conjunto para hacer de Norteamérica la región más competitiva del mundo.

“La relación entre México Canadá y los Estados Unidos es una relación rica, compleja y son enormes las oportunidades y la temática es muy diversa”, dijo Videgaray.

El impulso a la economía de la región, detectando grandes oportunidades en el sector energético, seguridad y el control migratorio forman parte de la agenda trilateral.

“Hemos puesto el objetivo de generar un marco normativo que con pleno respeto a nuestras soberanías identifique sinergias donde pueda haber planeación conjunta de infraestructuras y sobre todo habilitar al sector privado para que sea el que lleve a cabo proyectos; y nos referimos no solo a hidrocarburos, sino también al sector eléctrico con energías limpias. Norteamérica tiene los recursos naturales, las capacidades técnicas y humanas para ser una región no solamente abundante en energía, sino en energía barata y limpia”, informó Videgaray.

Asumiendo una responsabilidad compartida, los funcionarios de México y EU destacaron que combatirán el tráfico de drogas opioides y armas en su frontera con nuevas estrategias, asimismo, refrendaron su compromiso para contribuir al desarrollo económico y mayor seguridad en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Venezuela, en la mira

Respecto a la situación por la que atraviesa Venezuela los tres funcionarios expresaron su preocupación por la crisis y el adelanto de las elecciones presidenciales en aquel país.

“Compartimos nuestras preocupaciones por la crisis humanitaria que se ha desarrollado en Venezuela. Todos exhortamos al régimen de Maduro a que vuelva a efectuar elecciones libres, abiertas, creíbles y democráticas”, aseguró Tillerson.

Pese a que México ya no participa como observador entre el diálogo gobierno-oposición, el canciller Videgaray refrendó su compromiso de encontrar una solución por la vía pacífica respetando la soberanía del país sudamericano.

“No podemos permanecer indiferentes ante el deterioro sistemático de la situación en Venezuela, hemos confirmado nuestra preocupación y nuestra voluntad de seguir utilizando todos los instrumentos diplomáticos a nuestro alcance para contribuir al restablecimiento de la situación en Venezuela (…). México en ningún caso respaldaría ninguna solución que involucre la violencia”, reiteró Videgaray.

Mientras que Tillerson agregó: “Lo que nos gustaría ver que sucediera es una transición pacífica. Si el presidente Maduro volviese a respetar la Constitución venezolana, reestableciera la Asamblea, desarticulase la Asamblea ilegítima y llamase a elecciones justas, podría quedarse y ser un candidato más”.

Maduro asumió este viernes la candidatura del chavismo en busca de su reelección, su proclamación fue aprobada por los más de 500 delegados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Influencia rusa

Ante los rumores y reportes de que Rusia podría interferir en el proceso electoral de México, Rex Tillerson, sugirió al gobierno mexicano estar alerta ante tal posibilidad.

“Nosotros sabemos que Rusia tiene huellas en diferentes elecciones en todo el mundo, por lo que nos han compartido nuestros colegas europeos, mi advertencia para México sería que preste atención a lo que está sucediendo”, concluyó.