“Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé” es el inicio de un tango compuesto allá en los años 30 por Enrique Santos y que sigue siendo tan vigente ahora como en los prolegómenos de la segunda guerra mundial. Todo es igual, no hay diferencia entre un burro y un profesor escribió aun sin conocer a algunos sindicalistas de la CNTE. “El que no llora no mama”, lo saben en este siglo XXI, millones de beneficiarios mexicanos[1] de programas del bienestar que otorgan becas a muchos que no estudian, madres solteras premiadas y mayores de 65 años que no lograron ser parte de los jubilados formales pues su vida trascurrió en la informalidad. En la inmadurez individual y colectiva que se está institucionalizando, se derraman lágrimas para mamar en plantones, toma de instalaciones ajenas, marchas, incendios y todo aquello que envidian; esos que no solo deploran, sino que dan topes y hasta muerden, en esta modernidad ¿de izquierda? que pretende una igualdad ignorante y populista.

Lo ocurrido en el sistema de impartición de justicia el fin de semana pasado, se convirtió en un verdadero cambalache. Con menos de cuatro horas de diferencia, la fiscalía general de la federación, resolvió dejar salir de la cárcel a una universitaria, a la cual mantuvo encerrada, sin que se hubiera iniciado un proceso ni mucho menos se estuviera próximo a una sentencia, por la suposición de delitos que de suyo y por definición no justificaban el encierro ¿Fue venganza, dicha privación de la libertad? La misma tarde, con apenas unas horas anteriores un inexperto agente de la fiscalía, fue a ejecutar, una orden de aprehensión al domicilio de un señor de edad avanzada, con serios problemas de salud, que por lo mismo está retirado desde un tiempo prolongado del servicio público, ¿hay auténtico motivo para esto? ¿Se trata de distraer la opinión desfavorable, por cierto, de los temas de inseguridad en varias entidades de la república?, ¿cómo se puede explicar, la libertad de una por la detención del otro?

Cambalache, derivado del latín cambium = «dar una cosa por otra», se ha usado por años como intercambio de elementos o cosas de poco valor. Su uso encierra en sí mismo una interpretación despectiva, de desencanto hasta de pleito o bronca como dice “el pueblo bueno”. Este canje o permuta, sorprende sin embargo porque no se trata de cosas, sino de los derechos humanos de dos personas, ambas a las que parece será difícil que les reconozcan su derecho a la presunción de inocencia, cuyo “pecado” mayor parece ser el no haberse sometido a la voluntad de quien si manda.

Por lo que concierne al hombre mayor cuya actividad de indagación que le correspondió desempeñar hace casi ocho años, fue avalado por lo dicho con posterioridad -tanto por comisiones extranjeras pagadas por nuestros impuestos, como por la donación de honorarios por defensa legal a abogados que se pavonean con un supuesto trabajo pro bono, aunque una realidad de pago por caso según se desprende de los donativos sobre todo extranjeros-, acerca de lo ocurrido en Iguala. ¿De verdad van a aplicar las 20 órdenes de aprehensión en contra de personal de la Sedena? ¿Qué tiene que decir el actual secretario de marina, quien estaba a cargo de indagatorias cuando los jóvenes estudiantes fueron desparecidos y muertos? ¿Alguien tiene interés de saber cómo se comportarían dichos jóvenes en la celebración del dos de octubre en el cual participarían como muchos otros, militantes del entonces fortísimo PRD?

Sin dar mayor explicación y asegurando solo que los presos por el tema de los 43, fueron torturados se les liberó ¿Pueden entonces ser reaprendidos?  ¿Asistiría usted a una reunión de abogados especialistas, donde sin más interés que el saber un poco más se de respuesta a estas y otras preguntas técnicas del ámbito jurídico? Al igual que en este tema la ciudadanía se pregunta porque se expulsa de sus viviendas a personas que han vivido más de una década en lugares que ¡Milagro! alguien les vendió y otro les cobró por los servicios de agua, luz y gas ¿Quién se ha dado cuenta que eran terrenos vedados a la vivienda y con misión ecológica? ¿Los habitantes son delincuentes o derecho-habientes? ¿A que tienen derecho esas personas? A pesar de lo afirmado por los modernos educadores, que se atreven a inventar hasta el hilo negro, hay quien dice que los abogados están en desuso y que pronto se extinguirán. ¡¡Falso!!!!!  nunca como ahora es necesario que los ciudadanos conozcan sus leyes, la aplicación de las mismas, las instancias donde puede hacerlas valer y cual el límite de actividades legítimas para exigir, sin caer en berrinches infantiles de solo llorar y los excesos injustificables de morder o dar de topes.

Es el tiempo justo de luchar por la validez de los derechos que a cada quien le asisten. Los que trabajan de servidores públicos, legisladores o jueces, son pagados con una parte del esfuerzo personal por la vía de impuestos. No se arriesgue en manifestaciones peligrosas y sin muchas posibilidades de éxito. Estudie, infórmese, haga uso de las instancias en las que puede defenderse de los que le venden algo –Profeco, Conducef, Prosoc, procuraduría agraria, Inapam etc.- no cumplen a lo que están obligadas ejemplo, no le surten agua o permiten su desperdicio, por aquello de que los responsables de ese vital liquido son 90% leales y casi nada capacitados. Usted puede impedir que las cosas lleguen al límite de quererle cambiar sus derechos en simples cambalaches.

[1] Aunque hay quien afirma que también migrantes centroamericanos reciben tal tipo de becas a cambio de votar, por quien se les indica, con una credencial de elector también regalada.

No hay comentarios

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Tijuanotas se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Tijuanotas, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorIndustria turística de Baja California unida para impulsar el crecimiento de la región
Siguiente artículoLa escasísima efectividad de la Guardia Nacional
mm

Escritora, editorialista y columnista para diversos medios.

Ha sido también productora, directora y conductora de series radiofónicas.

Como abogada ha sido profesora, consultora jurídica para diversas empresas privadas e instituciones públicas.

Ha recibido diversos reconocimientos entre los que se encuentran:

Mujer del Año, Logia Masónica del Valle de México 27 de mayo de 1996.

Reconocimiento al héroe anónimo organizado por Fundación Azteca, Wall Mart y CEMEFI (junio 2000 y de 2003)

Candidata a diputado XXVII distrito (2006)