El Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) y la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali (CESPM), firmaron un contrato de recursos no reembolsables por US$2 millones de dólares del Fondo de Infraestructura Ambiental Fronteriza (BEIF por sus siglas en inglés), que es fondeado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EP) y administrados por el Banco.

“Este proyecto subraya el compromiso de la EPA de trabajar con nuestros socios de México para mejorar la calidad del agua del Río Nuevo al conducir y tratar de manera más eficiente las aguas residuales”, indicó el Administrador de la EPA, Andrew Wheeler. “Es una solución más efectiva que protegerá el medio ambiente, la salud y la seguridad de los residentes de Mexicali y Calexico”.

La EPA se enorgullece de nuestra prolongada relación con México para enfrentar las preocupaciones de salud ambiental de interés mutuo a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, usando fondos del Banco de Desarrollo de América del Norte”, dijo Chad McIntosh, Administrador Asistente para Asuntos Internacionales y Tribales de la EPA.

Este apoyo del BEIF financiará la rehabilitación de 12 pequeñas estaciones de bombeo para el sistema municipal de colección de aguas residuales. El Proyecto se apoya también con US$2 millones de dólares adicionales que provienen de la parte mexicana a través de los gobiernos federal y estatal y de agencias locales. El costo total del Proyecto es de US$4 millones de dólares. Las nuevas estaciones de bombeo ayudarán a proteger la salud y el medio ambiente al minimizar el riesgo de derrames del alcantarillado y el desbordamiento de aguas residuales en las calles locales y al Río Nuevo que fluye al norte hacia Estados Unidos.

El Proyecto enfrentará el problema de 12 pequeñas estaciones de bombeo que han llegado o han excedido su vida útil y requieren necesidades inmediatas de reparación o reemplazo. Muchas de estas estaciones tienen más de 30 años en operación, con algunos reemplazos de bombas que se han realizado a lo largo de los años.  Cuando falla uno de estos equipos, el agua residual cruda normalmente se descarga hacia el Río Nuevo. El proyecto, además, mejorará la infraestructura de conducción de aguas residuales para más de 41,000 conexiones domésticas existentes, con lo que se beneficia a más de 150,000 habitantes.

“Me da mucho gusto que el NadBank haya otorgado $2 millones de dólares de recursos no reembolsables para la CESPM que ayudarán a financiar proyectos para mitigar la contaminación transfronteriza que fluye al Río Nuevo”, dijo el Representante Juan Vargas. “Las necesidades de infraestructura de nuestra región y los programas de restauración ayudan a proteger a los residentes, al medio ambiente y a la economía. La cooperación binacional, de todos los niveles de gobierno, es esencial para enfrentar la crisis de contaminación transfronteriza”, añadió.

“El BDAN se enorgullece de haber colaborado con la EPA para ofrecer el financiamiento de este importante proyecto en Mexicali, Baja California”, dijo Calixto Mateos, Director General del BDAN. Añadió que “este tipo de proyectos muestran el compromiso del Banco para terminar con los flujos transfronterizos que incluyen aguas residuales y contaminación de fuentes difusas”.

Este proyecto, junto con otro de colección de aguas residuales aprobado en mayo de 2020 contribuirá a reducir la contaminación del agua y el riesgo de enfermedades gastrointestinales. El proyecto adicional, Sistema de Recolección de Aguas Residuales Fase 1 reemplazará cerca de 12 kilómetros de tubería deteriorada y rehabilitará otras tres estaciones de bombeo. La Fase 1 se apoya con US$3.3 millones de dólares del BEIF y US$3.3 millones de dólares de los gobiernos federal y estatal y agencias locales. Estos proyectos son parte de un plan estratégico de saneamiento dirigido a reducir las descargas al Río Nuevo, priorizando la rehabilitación de infraestructura y estableciendo una estrategia financiera.