La lucha para detener los derrames de aguas residuales en South Bay se dirigió al tribunal el viernes cuando el Puerto de San Diego junto con las ciudades de Chula Vista e Imperial Beach presentara una demanda federal contra la agencia responsable de prevenir la contaminación en el Valle del Río Tijuana.

“Ya es suficiente, que la Comisión Internacional de Límites y Aguas, el gobierno de los Estados Unidos, debe rendir cuentas”, dijo el viernes el alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina.

El estuario de Tijuana es solo uno de los muchos hábitats marinos sensibles que se han visto amenazados por los derrames de aguas residuales a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México.

Un derrame de febrero de 2017 envió 28 millones de galones de aguas residuales al río Tijuana y a las aguas de los EE. UU. El derrame, causado después de que una tubería de alcantarillado colapsó en Tijuana, resultó en el cierre de las playas de Imperial Beach a Coronado.

Un derrame de 600,000 galones que ocurrió el mes pasado cerró la playa por casi dos semanas.

Los residentes de Imperial Beach dicen que el problema se remonta hasta donde pueden recordar. Sienten que la demanda es el próximo paso apropiado.

El problema atrajo la atención de los representantes del Congreso y provocó reuniones con representantes de ambos lados de la frontera.

Los líderes locales dicen que la supervisión del gobierno de EE. UU. también está muy ausente.

El viernes, la alcaldesa de Chula Vista, Mary Salas, y el comisionado del puerto, Dan Malcolm, se unieron a Dedina para anunciar la demanda.

Las entidades están demandando al IBWC por violar tanto la Ley de Agua Limpia como la Ley de Conservación y Recuperación de Recursos.

Dedina dijo que la omisión de la comisión en los últimos tres años provocó casi 400 derrames de aguas negras y otros desechos tóxicos en el valle del río Tijuana.