El Banco de México (Banxico) busca ordenar y unificar las comisiones que cobran los bancos a clientes y usuarios, de tal manera que les permita hacer una adecuada comparación de los costos y elementos que integran los productos y servicios que ofrecen, según información del banco central.

Según el Registro de Comisiones (RECO), se tiene en su acervo 16 mil 103 de éstas vigentes, relacionadas con dos mil 310 productos dirigidos para personas físicas, al primero de diciembre de 2021.

A decir del instituto central, actualmente no existe una taxonomía estándar para los nombres de las comisiones; de este modo, un mismo concepto se puede registrarse con variaciones del mismo, dando lugar a diferentes nombres, dependiendo de la entidad financiera que lo registre o del tipo de producto financiero de que se trate.

Esto ocasiona problemas como la reducción de la transparencia para los consumidores, pues complica la comparabilidad de las comisiones asociadas a los mismos servicios y productos financieros ofrecidos por diferentes instituciones.

Asimismo, dificulta la sistematización del análisis de las comisiones; incrementa el número de nombres de comisiones, lo que complica y encarece el proceso de registro, e introduce una diferenciación artificial de los servicios que no se basa en las características de éstos, lo que afecta la intensidad de la competencia.

Así, la autoridad monetaria esté sometiendo a consulta pública un nuevo modelo para el catálogo de categorías.

El objetivo de este catálogo es hacer transparentes los conceptos de cobro al asociarlos claramente con los servicios o eventos con los que están relacionados e impulsar la competencia entre entidades financieras, al permitir que los clientes comparen las comisiones asociadas a los mismos conceptos.

Así como facilitar el análisis de las comisiones; permitir el desarrollo de mejores herramientas de comparación en beneficio de los usuarios, y facilitar la administración del registro de comisiones.