El pasado domingo 4 de febrero dio inicio el ciclo de danza rumbo a la XX Muestra Internacional de Danza Cuerpos en Tránsito, el proyecto Dúplex de integración coreográfica fue el encargado de inaugurar el camino hacia esta fiesta de la danza ante un público entusiasta que llenó la sala Federico Campbell. Los asistentes se mostraron emocionados al presenciar las coreografías interpretadas por alumnos del Centro de Atención Múltiple Laboral (CAM) de Tijuana y Rosarito.

El proyecto dúplex nació en el 2016 bajo la dirección de la maestra Sandra Rubio, quien busca incluir a jóvenes con discapacidad física y/o mental en talleres de danza urbana y contemporánea como parte de una formación integral que propicie en los jóvenes un sentido de pertenencia en la sociedad para lograr desarrollarse en la misma. Desde hace 2 años la maestra ha trabajado con alumnos de CAM laboral de Tijuana y Rosarito, quienes han participado ya en varias presentaciones y quienes esperan con emoción cada semana la clase de la maestra Sandy quien se ha convertido en su cómplice y amiga, comentó la maestra Rufina García de CAM Laboral de la frontera.

El arte es un poderoso agente de cambio, a través de la danza el proyecto Dúplex ha logrado una tangible transformación en los adolescentes que participan del taller, la forma de comunicarse y expresar sentimientos, el entusiasmo por acudir a la escuela y sobretodo en la autoestima, además de replantear ante los ojos de los familiares de los jóvenes participantes, los grandes logros que pueden obtener gracias a su dedicación y esfuerzo.

“Desde el inicio de Dúplex he notado en mi hermano una motivación por aprender a bailar, se la pasa buscando videos para aprenderse los pasos, estoy muy emocionada de ver todo lo que ha logrado y me sorprendió verlo en el escenario hoy interpretando movimientos complicados y coordinados.”

-Familiar de Llani Rhamses alumno de proyecto Dúplex.

La presentación concluyó como una fiesta donde el público fue invitado por los chicos de Dúplex a bailar con ellos, emotivo final mostrando que la inclusión puede ser parte de todos los ámbitos de nuestra sociedad, incluido el arte y las actividades culturales.