Si, ya sé que ningún partido ha reconocido públicamente sus errores del pasado.

Ya sé que al ignorante de Peña le damos pena -o más bien risa por todo lo que hizo-.

Ya sé que los del PRI son unos ladrones.

Ya sé que los del PAN son lo mismo.

Ya sé que los del PRD y Morena han demostrado ser iguales (bueno al final todos venían del PRI y del fondo del barril).

Pero, a pesar de todo una clase media, con algo de estudios escolares, aunque muy poca cultura- y una clase emprendedora estaban surgiendo creando trabajos, oportunidades, deseos de estudiar -y con lo aprendido creando ciencia, tecnología, trabajos y conciencia-.

Teníamos un gobierno democrático -aunque a zancadillas-.

Ya sé, repleto de corruptos ignorantes a más no poder, pero a pesar de todo esto estábamos cada día un poquito mejor que el anterior.

Ya casi parecíamos un país con futuro.

Ya sé, así nos pasó con López-Mateos; Diaz-Ordaz lo asesino en el 68 y Echeverria con la esposa disfrazada de mesera de Sanborns (para así robarse las joyas de la nobleza mexicana- terminó destruyéndolo.

Así nos pasó con López-Portillo y el perro lo destruyó todo con sus robos.

Nos pasó con Salinas quien después de vaciar el país dejó – totalmente por error- al único presidente cuya esposa no se robó nada y que hizo el trabajo que le correspondía o sea, administrar un país y cuando Zedillo nos dejó más o menos encaminados, De La Madrid lo destruyó robándose hasta la cocina – y la ayuda a los damnificados del terremoto (todos afectados por construcciones levantadas durante los gobiernos priistas por concesionarios corruptos) pero igual hasta a ellos, víctimas de él y sus cuates, les robó hasta la ayuda que llegó del extranjero con su esposa como directora del robo y el General Marcelino Barragán – si el asesino de Tlatelolco- como su representante y encargado de vender suministros a través de SEDENA.

Y ni que decir de la Fox que se llevó hasta las cortinas.

Pero no olvidemos a Ebrard y AMLO cuando todavía eran del PRD y el manto de la inocencia anticorrupción aun no los cubría. Los muertos del metro lo atestiguan y la falta de medicamentos refrenda sus robos sexenios más tarde.

Si hemos estado gobernados por 100 años por pandillas de ladrones que solo cambian – y solo a veces- de apellido, pero aun así estábamos un poquito mejor cada año.

Pero ahora, ahora es diferente:

Ahora tenemos un presidente que «sabe» que las leyes se inventan para fregar a la gente porque así lo ha hecho; que toda transacción política se convierte en económica y por ende en corrupción porque así fue su DF y sus primeros años; que la justicia en México es administrada por jueces que están en venta y que la ley solo sirve para ponerle tarifas a sus servicios.

Que el gobierno solo es un instrumento para robar; la televisión un instrumento para manipular y engañar; la prensa una forma para destruir árboles mientras se enriquece a los herederos de la casta militar y de una izquierda que ya ni en papel se la cree.

Un presidente que llama a sus seguidores «mascotas»; que siempre tiene otros datos, pero nunca medicinas para el cáncer, la diabetes o los heridos por sus robos en el metro y es que, para él, los individuos -usted, su familia, sus amigos- no valen nada.

Y para robar a gusto les ha entregado el país a los militares, quienes, por cierto, al igual que sus compinches latinoamericanos, solo han servido para masacrar al pueblo del que dicen provenir.

Militares del Campo militar número uno, de Tlatelolco, del Álamo, de Veracruz, de Huerta, militares que solo han ganado una batalla en toda su historia y eso porque les dieron agua a los franceses; militares que juraron defender a la República pero que ya acarician el poder que AMLO les ha ido regalando.

Ninguna diferencia entre la Chiluca de los militares y el Pedregal de los priistas o la Zona Esmeralda de los juniors de Atlacomulco excepto que en Chiluca las sirvientas, los jardineros y hasta los perros que cuidan las casas son todos sardos y como tal propiedad de unos cuantos generales.

Y sin embargo estoy seguro que hay algunos generales que quisieran dejar al ejército fuera de la política (saben cómo termino Pinochet, Varela y todos los otros «salvadores» patrioteros y saben que es mejor disfrutar de sus privilegios en un clima de paz -donde además tienen una imagen de ser la parte buena de la patria- que deshacerse de los civiles y entonces ser ellos los únicos culpables de todos los males de la sociedad la cual NUNCA mejora, en ninguna parte del mundo bajo un gobierno militar.

Así que si usted quiere ayudar a los buenos generales a que sigan siendo militares en una sociedad civil; si desea intentar que algún día haya jueces que no estén a la venta; líderes sindicales preocupados por sus agremiados, maestros preocupados por tener una nación de lectores y no una patria de diputados analfabetas; si cree que estamos a punto de estar aún peor de lo que hemos estado ¡salga a votar!

Si AMLO, MORENA y sus ‘mascotas’ vuelven a ganar usted podrá «presumirle» a sus hijos – si no muere en una cárcel militar antes de hacerlo- que usted fue parte de la destrucción de México.

Si usted no vota o vota por Morena será responsable de que vayamos en reversa aún más rápido.

Estas elecciones, vote por quien usted quiera para gobernador, alcalde o lo que quiera, pero para diputados y senadores, esos que no sirven para nada pero que son los que más daño nos han y nos van a hacer al votar «leyes» que ni pueden leer y menos aún comprender, no vote por Morena ni sus partidos satélites (PT, PV Fuerza Social, PES, RSP).

Si logramos convertir a MORENA en minoría evitaremos la reelección de AMLO, la destrucción del Banco de México, del INE y del INEGI, la restitución del ejército en el poder como en los peores años de Huerta y el retroceso de México al nivel de Venezuela.

Si su voto ayuda a que los diputados de Morena se vayan a aprender a leer y escribir con maestros que no sean del corrupto sindicato creador de analfabetas, usted podrá presumir a sus hijos que usted salvo a México y quien quita, a lo mejor logramos reorganizarnos de tal manera que si surja una fuerza capaz de enjuiciar a Peña, no solo por sus robos sino sobre todo por su «trato por México» que nos regaló la fatídica presidencia de AMLO.

Y es que un voto CONTRA MORENA, contra sus achichincles como el partido del Trabajo, el PES, RSP, Movimiento Ciudadano, el Verde y todos los demás es un VOTO POR MÉXICO

Hay mucho que arreglar, muchos a quienes enjuiciar, muchos a quienes educar y quizá nunca logremos encarcelar a todos, educar a todos o sacar a todos de la pobreza en la que viven sin tener que enviarlos a vivir a USA, pero quien sabe, a lo mejor, si salvamos la democracia en México si podamos salvar el futuro y prevenir a AMLO de quedarse para siempre en el poder.

SALVE A MÉXICO, VOTE CONTRA MORENA y luego empecemos a crear las organizaciones civiles para encerrar a los chapulines políticos que brincan de partido en partido solo para robar.

Salvemos lo poco que hemos avanzado, pero más que nada evitemos lo mucho que perderemos si Morena gana.

 

1 Comentario

  1. El análisis es real, existe muy poco margen , no hay diferencia en los grupos políticos , aunque el actual se vuelve peligroso por el descaro con el que actúa y la fuerza del poder que ejecuta .
    Lo importante es no permitir que todo quede en un grupo que solo se rige por un solo hombre … una mente que distorsiona la realidad y quiere solo se realice su voluntad caprichosa, autoritaria y con grandes toques de ser un iluminado; dividiendo una población , trastocando la libertad.
    Salgamos a votar !!! El fue votado por 30 millones y somos más de 70 los que podemos hacerlo .

Agregar comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, Tijuanotas se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de Tijuanotas, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl “pato cojo” del 6 de junio
Siguiente artículoEconomista con “dimensión social”