Uno de los temas más relevantes para el País cada año es la aprobación de la Ley de Ingresos, en la cual se podrá conocer los ingresos que obtendrá la federación y qué beneficios se incluirían para los contribuyentes.

Así, con todas las inquietudes y reacciones de la ley en comento, el pasado 25 de noviembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para 2020, en donde contempla recursos por más de 6.1 billones de pesos para el 2020, 11,396 millones de pesos más de los que propuso inicialmente por parte de la Secretaría de Hacienda.

De los ingresos adicionales aprobados, 5,000 millones provienen de un incremento en la estimación de recaudación del apartado de aprovechamientos, los cuales pese a ser un aumento ya están etiquetados para el Fondo Regional (Fonregión), Fondo Metropolitano (Fonmet) y a Pueblos Indígenas para infraestructura.

También la Ley de Ingresos contempla los aumentos al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de los tabacos y refrescos. De acuerdo con la publicación, los contribuyentes aportarán 57% de los ingresos totales del gobierno.

De los más de 6.1 billones de pesos aprobados, 3 billones 505,822 millones de pesos se obtendrán a través del pago de impuestos de los contribuyentes. Esta cifra es 2.7% mayor, en términos reales, a lo aprobado para 2019, de 3 billones 311,373 millones de pesos.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) será, una vez más, el impuesto por el cual el gobierno espera mayores ingresos el 2020. En total, se espera una recaudación de 1 billón 852,852 millones de pesos, 2.5% más que lo estimado para este 2019. Respecto al Impuesto al Valor Agregado (IVA), prevén ingresos por 1 billón 7,546 millones de pesos,

1.8% menor a lo aprobado para 2019, no obstante la imposición de este impuesto para las tecnologías digitales en el País; mientras que por el IEPS se espera una recaudación de 515,733 millones de pesos, 14.2% mayor a la de este año. En tanto, por comercio exterior se prevé recaudar 70,984 millones de pesos, menor en 2% a lo estimado para el 2019. Lo restante, se prevé obtener por accesorios de impuestos y el impuesto por la actividad de exploración y extracción de hidrocarburos.

En cuanto a los beneficios, se añade un nuevo estímulo fiscal a las personas físicas y morales residentes en México que enajenen libros, periódicos y revistas, cuyos ingresos totales en el ejercicio inmediato anterior no hubieran excedido de la cantidad de seis millones de pesos.

También se imponen nuevas limitantes para la aplicación de los estímulos previstos en las fracciones I y V, del numeral 16 de la LIF (adquisición o importación de biodiesel y sus mezclas y por las cuotas de uso de la infraestructura carretera) de 60 y 300 millones de pesos, respectivamente.

Si bien algunos beneficios (o limitantes como la compensación universal) adicionales no fueron considerados en la LIF al haberse incorporado en la Ley del ISR, no existe un estímulo verdaderamente atractivo para el sector empresarial.