El presidente de Estados Unidos, Donald Trump tenía la idea de cerrar por completo, la frontera de Estados Unidos con México, y también quería que se le disparara a migrantes en las piernas, pero esas ideas fueron rechazadas por sus asesores, el pasado mes de marzo, así lo reveló este martes, el New York Times.

En Tijuana, esas ideas del presidente Trump, aunque no se concretaron, si tuvieron un efecto negativo, de acuerdo a empresarios, académicos y migrantes.

Uno de ellos, un migrante de Nicaragua en Tijuana, dijo que aunque no le dispararon en las piernas, si experimentó el miedo de cruzar la frontera.

«Yo no pensaba emigrar pero, aquí estoy», dijo el migrante. «Los de la guardia traían fusiles de guerra, traían fusiles de alto calibre».

Si el cierre de la frontera propuesto por el presidente se hubiera implementado aunque fuese un día, las pérdidas económicas para los empresarios habrían sido críticas.

«Paralizaría la economía, yo creo que estimaría se reduciría la economía mínimo un 40 % y fuera devastador para todos los habitantes», dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gabriel Camarena.

En sólo un día en Tijuana, cruzan 3,000 camiones a Estados Unidos, que representan 84 millones de dólares en mercancía.

«Si tú dices paro una hora, la línea, pues dejan de entrar 10 millones de dólares», dijo el empresario en Tijuana, Luis Hernández.

Una retórica migratoria que un migrante dijo, hace que oculte su rostro, por temor de permanecer en Tijuana.

«Ellos saben que no somos de aquí de México y se presta mucho para que te extorsionen, para que secuestren y te pueda pasar cualquier cosa», dijo el migrante de Nicaragua.

Y los académicos aseguraron aunque no se sabe de una instrucción para disparar a los migrantes, ellos sufren también por las medidas impulsadas por el presidente.

«Reducir las posibilidades de quienes piden asilo, de hacer lenta la solicitud de asilo en los puertos de entrada, de presionar a México para que cambie su política migratoria», dijo el director del Centro Binacional de Derechos Humanos, Víctor Clark.

Una política que en el mes de marzo generó desesperación en los migrantes, que cruzaban por el muro de playas de forma ilegal. Pero recordaron al presidente Trump, sólo lo hacen por buscar una mejor vida en su país.

«Mi hija pueda pasar que ella pueda lograr los sueños que ella tiene, porque ella es bien inteligente y pues por eso estoy haciendo la lucha de pasar», dijo el migrante de Nicaragua.

Los empresarios y académicos dijeron que la presión del presidente en un tema migratorio esperan deje de tener consecuencias a nivel económico, cómo lo han sido las amenazas para incrementar los aranceles de no frenar la migración de Centroamericanos a México.