Estoy empezando a redactar esta columna, y ya empiezo dudar que voy omitir mencionar muchos líderes ambientales mexicanos, pero también tristemente estoy seguro que deberíamos tener millones más para la extensión territorial que tenemos, y los más de 127 millones de mexicanos que deberíamos ser todos ciudadanos solidarios sostenibles.
Sin duda alguna, el mayor líder sostenible que tenemos es el Dr. Mario Molina; quien tuvo una vida ejemplar en muchos sentidos, y entre sus logros más conocidos se encuentra el Premio Nobel de Química que recibió en 1995, donde nos abrió los ojos al mundo entero con sus investigaciones de química atmosférica, y puntualmente sobre los gases que dañan la capa de ozono. Asimismo, otro gran reconocimiento fue recibir el premio anual Campeones de la Tierra que otorga la ONU.

Por su parte, Martha Isabel “Pati” Ruiz, es una de las líderes ambientales más respetadas y admiradas de América Latina, y México y de las que más galardones de mayor nivel, y prestigio nacional e internacional ha recibido por su labor. En 1987 fundó el Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) con su esposo, Roberto Pedraza Muñoz, y amigos locales en la Sierra Gorda de Guerrero. Desde entonces han trabajado para conciliar el desarrollo económico de las comunidades locales con la protección de la biodiversidad de la región.
Julia Carabias, ha sido una defensora de la Selva Lacandona en Chiapas. Recibió en 2004 el Premio Internacional Cosmos por sus investigaciones, y logros en el campo de la defensa del medio ambiente, fue elegida entre 122 candidatos de 19 países. Asimismo, recibió $3.8 millones de pesos que donó para crear el Centro Latinoamericano de Capacitación para la Conservación de la Biodiversidad en la región de la Selva Lacandona de Chiapas. Fue presidenta del Instituto Nacional de Ecología, y Secretaria de Recursos Naturales y Pesca en el gobierno de Ernesto Zedillo.

Patricia Espinosa, fue nombrada Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en mayo de 2016 por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon. Actualmente, tiene a su cargo la gran tarea de coordinar los esfuerzos para un plan integral de reducción de emisiones de todos los países parte del acuerdo de Paris, y el seguimiento con metas y métricas claras.
Niria Alicia García, en diciembre del 2020 fue la ganadora de la región América del Norte de parte de la ONU como “Young Champions of the Earth”. Es una activista de origen mexicano que coordina un programa sobre el viaje del salmón chinook a lo largo de la cuenca hidrográfica más grande de California. En 2019, su trabajo en justicia climática le valió el premio nacional “Emerging Leader Award” de Green Latinos y el premio internacionalmente reconocido “EE 30 under 30” de la Asociación Norteamericana de Educación Ambiental.

Xiye Bastida, es la mexicana que sorprendió en la Cumbre del Día de la Tierra, en abril de este año, solicitó a los gobernantes dejar de realizar cumbres y comprometerse de fondo con el clima. Con apenas 19 años, cautivó la atención en la cumbre convocada por el Presidente Biden. Es originaria de San Pedro Tultepec, una comunidad del municipio de Lerma, en el Estado de México, Bastida emigró a Estados Unidos luego que su pueblo fuera afectado por dos años de sequía, hasta que en 2015 se inundó a causa de lluvias torrenciales. Bastida, quien se reconoce como una activista de raíces otomí y tolteca, vive ahora en la ciudad de Nueva York, donde forma parte del movimiento Fridays for Future y descrita por muchos medios como la “Greta Thunberg de América”. Cuando tenía 17 años, Xiye fue una de las estudiantes de la Beacon High School de Nueva York que movilizaron a sus compañeros para participar en la Huelga Climática Global.

Después de este recuento de líderes inspiradores mexicanos sostenibles me quedo con algunas reflexiones: por un lado, algo MUY positivo ver la mayoría sin duda de mujeres encabezando grandes esfuerzos, y ejemplo de emprendimiento y lucha ambiental. Por otro lado, también con sentimientos encontrados que muchos casos han tenido que salir de México para brillar.

Cabe resaltar que México ocupa el cuarto lugar entre los países más violentos para quienes defiende los recursos naturales, según la organización Global Witness, así que sin duda estos valientes personajes inspiradores en su activismo y esfuerzo por proteger el medio ambiente, son agentes sostenibles de cambio que valoramos y aplaudimos profundamente. Quienes merecen el mayor honor por haber defendido grandes causas sociales y ambientales, lo cual no debe jamás tener una factura tan grande que se lleve sus vidas.
Finalmente, hago un llamado a todos los niveles de gobierno para fomentar e invertir más en la investigación y desarrollo para el apoyo al medio ambiente, en nuestro país.