Durante mi niñez y adolescencia tuve el honor de poder pertenecer de manera activa por más de 5 años a los Boy Scouts de México, en el Grupo 2 de Scouts Marinos, en Ensenada, Baja California. Sin duda una experiencia enriquecedora de conocer, y trabajar de la mano con la comunidad, la naturaleza, y el mar; aprendiendo a través de valores como la solidaridad, la ayuda mutua, el respeto, el compañerismo, y hermandad que generas con tus compañeros de grupo, y de patrulla que tengo gratos recuerdos de “las barracudas”, y “las orcas”, con nuestro grito de patrulla “tierra y mar, ¡A cuidar!”.

Es impresionante que después de 110 años que inicio Lord Robert Baden-Powell el movimiento, tiene actualmente más de 57 millones de jóvenes contribuyendo a construir un mundo mejor a través del compromiso personal de millones de mujeres y hombres que cumplen con su Promesa Scout: “Yo prometo por mi honor, hacer cuanto por mi dependa, para cumplir mis deberes, para con Dios y la patria, ayudar al prójimo en toda circunstancia y cumplir fielmente la ley Scout”.

En muchos países, las personas con roles de liderazgo (política, sociedad civil, organizaciones internacionales, empresas) son ex scouts. Esto no sucede por casualidad. El escultismo es un movimiento educativo, abierto a todos, que tiene como objetivo ayudar a los jóvenes a desarrollar todo su potencial como seres humanos; persigue este objetivo a través de su método cuidadosamente diseñado y permanentemente mejorado. El escultismo se basa en un sistema de valores que fomenta el desarrollo combinado de autonomía y responsabilidad dentro de un marco ético y espiritual claro.

En este momento millones de Scouts de todo el mundo están en una campaña global por la sostenibilidad antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) este próximo noviembre en Glasgow. Tomando medidas por el medio ambiente y con proyectos de servicio comunitario al Centro Scout para los Objetivos de Desarrollo Sostenible “ODS”.

El Movimiento Scout Mundial está activo en muchas áreas de importancia global, que incluyen:

– Comprender los efectos de la globalización.

– Desarrollo sostenible.

– Diversidad cultural.

– Los derechos de la niñez y la juventud.

– Empleabilidad juvenil.

– Gobierno responsable.

– La lucha contra el racismo.

– La lucha contra la exclusión social.

– Igualdad de oportunidades para mujeres y hombres.

– Participación juvenil y ciudadanía juvenil.

– Políticas de juventud.

– La promoción de los ODS.

– Protección del medio ambiente.

A través del Movimiento Scout, los jóvenes tienen la oportunidad de experimentar y conectarse con la naturaleza. La naturaleza es fundamental para el Movimiento Scout, ya que es uno de los ocho elementos del método Scout, y la protección del medio ambiente juega un papel central en los ciudadanos solidarios sostenibles activos que crea el Movimiento Scout.

Bajo el co-liderazgo de un gran empresario mexicano y muy buen amigo Hector Robledo Cervantes y de su Majestad el Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, Presidente Honorario desde 1977, la Fundación Scout Mundial une una red mundial fenomenal de apasionados y dedicados partidarios del Movimiento Scout «Baden-Powell Fellows» individuos, gobiernos, fundaciones y otros socios clave que donan su tiempo y recursos. En los últimos 10 años han inspirado más de 16 millones de proyectos y acciones, apoyando a las comunidades abordando problemas locales, respondiendo a desastres naturales, liderando actividades ambientales y de construcción de paz, defendiendo la igualdad de género, trabajando a favor de los refugiados e impulsando un progreso significativo hacia los ODS.

A lo largo de los años, el Movimiento Scout ha realizado una contribución extraordinaria para mejorar la sostenibilidad de nuestro planeta, promover la paz y abordar la desigualdad. Los Scouts ya han contribuido con más de 2,400 millones de horas al desarrollo sostenible a través de las iniciativas emblemáticas del Movimiento Scout Mundial.

Como movimiento mundial, “World Scouting” está llevando ese compromiso un paso más allá con “Scouts for SDGs”, una movilización sin precedentes está involucrando a 57 millones de Scouts para hacer la mayor contribución coordinada de jóvenes del mundo a los ODS.

Te recomiendo ampliamente si tienes hijos en edades desde 6 en grupo de “Castores” a 21 años en “Rovers” o en cualquier momento de tu vida como dirigente, que puedas pertenecer a esta gran organización donde te deja bases de vida que te acompañaran para siempre creando conciencia sobre lo que es trabajar y aprender de la mano con la naturaleza y el desarrollo de comunidades.