Una de las grandes problemáticas que enfrenta México es su movilidad, pues tan solo la Ciudad de México (CDMX) tiene una de las tres velocidades de movilidad más bajas del mundo mientras que el transporte de pasajeros en ciudades no tiene tarifa integrada ni gestiona su despacho por demanda.

De acuerdo con Paulino Rodríguez, director del grupo Ibergex, estos son cinco motivos recurrentes por los que la movilidad en México es costosa y contaminante y cómo puede resolverse esta problemática.

Vialidades y movilidad sin gestionar

Esto provoca que la CDMX tenga una de las tres velocidades más bajas de movilidad en el mundo. Una opción para solucionar esto la aplicación de tecnologías ITS, la cual puede hacer reversible carriles y/o administrar los tiempos de pasos de semáforos.

Mercado de transporte es mayoritariamente informal

No pagan impuestos ni sus trabajadores tienen prestaciones de ley; los pagos son generalmente en efectivo, lo que genera problemas laterales. Por ello, la autoridad tiene el deber de inducir y auditar al sector transporte para el cumplimiento de sus obligaciones.

No hay un modelo de “Integración Tarifaria”

Debido a ello, un sistema de pago único, integrado y multimodal puede dar solución a esta carencia; mientras que capitaliza a las empresas de transporte para acceder a su financiamiento.

Circulan unidades con placas falsas

Estos son vehículos fuera de norma y/o sin verificación de emisiones que circulan por derroteros no autorizados y compiten de forma desleal con concesionarios autorizados. Para enfrentar esto, existen herramientas tecnológicas de seguimiento y control como la lectura de placas; inspección físico mecánica y vehículo conectado.

Asimismo, la implementación de un Sistema de Monitoreo de Vehículos SAE, tanto la autoridad como los concesionarios pueden administrar el despacho de unidades según la demanda. Además, reducir hasta un 30% el costo de operación.

Unidades con exceso de peso y dimensiones circulan en zonas urbanas y carreteras

Esto provoca un desgaste prematuro de la infraestructura así como gases y contaminación acústica. En ese sentido, los sistemas de pesaje en movimiento y regulación de tránsito de vehículos pesados pueden reducir el impacto ambiental, económico y vial.