La temporada más cálida del año ha comenzado no solo en los termómetros de nuestra región, sino también para programas educativos temporales, que, en el caso de El Trompo, Museo Interactivo Tijuana, se denomina Expedición de Verano 2018.

Desde temprana hora la cita comenzó con la recepción a los menores participantes, que en compañía de sus padres algunos vivieron unos de los momentos más emotivos en sus jóvenes vidas, otros tantos, como un encuentro con algunos amigos hechos en veranos anteriores.

Sin importar cuantas veces habían sido parte o la edad, todos participaron en una serie de retos físicos y mentales como bienvenida, a fin de tener integración con los compañeros de una forma entretenida, con opciones como tiro al blanco, limbo, derribar botellas, recorrido de distancias, entre otras, sin faltar las tradicionales visitas a salas interactivas.

Una de las partes para fomentar el trabajo en equipo fue la construcción de banderines que los pequeños estarán utilizando a lo largo del programa. La particularidad es que cada agrupación rememora algunos de los mayores científicos de la historia, a fin de generar curiosidad e identificación con los temas de la innovación durante el mes.

Como si fuera poco, la mañana se complementó con la ceremonia de presentación a cada uno de los equipos, donde fueron creando su grito de guerra distintivo para las actividades en las cuatro semanas, además de conocer a los demás integrantes de las categorías en las que ubicaron por edad a los “expedicionarios”.

Para finalizar, aunque el concepto vacacional ya inició, los menores interesados todavía podrán integrarse en cualquiera de las modalidades: exploradores, de 5 y 6 años; de 7 a 9 como inventores; desde 10 a 12 años como científicos; y de 13 a 15 serán innovadores, con dos opciones de horario: 7:30 a 13:30, y 7:30 a 17:00.

Fotos: El Trompo (David Rodríguez / Mónica Díaz López Jiménez)