La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) asesorará a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la implementación de acciones para el mejoramiento urbano, el rescate de espacios públicos y la dotación de infraestructura básica a la población marginada.

El rector Enrique Graue y el secretario Román Meyer Falcón firmaron un convenio el martes con el objetivo de que la intervención en el espacio público ayude a restablecer el tejido social en comunidades marginadas y con altos índices de violencia.

De acuerdo con un comunicado, algunas ciudades en las que se trabajará son Nogales y San Luis Río Colorado, en Sonora; Tijuana y Mexicali, en Baja California; Ciudad Juárez, Chihuahua; Piedras Negras, Coahuila; Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas; y Los Cabos, Baja California Sur.

“La misión de la Universidad es servir al país con la formación de recursos humanos de alto nivel y en la atención de los problemas que aquejan a la sociedad; indudablemente el desarrollo urbano y el espacio de convivencia común es uno de ellos”, aseveró el rector.

En la Torre de Rectoría, Graue Wiechers destacó que este convenio es el primero que la UNAM firma con la nueva administración federal y también se han iniciado trabajos para brindar apoyo en temas de energía, transporte, comunicaciones y agua, entre otros

En su oportunidad, Meyer Falcón afirmó que se busca que el Estado y las comunidades generen una nueva identidad en esos espacios al atender las áreas públicas y la carencia de vivienda y disminuir la informalidad en la tenencia del suelo, como ha sucedido en Colombia y Brasil.

A su vez, Marcos Mazari, director de la Facultad de Arquitectura (FA), explicó que esta entidad es el puente con la Sedatu, pero el objetivo es que participen otras instancias universitarias en temas de territorio, vivienda, reconstrucción e infraestructura.

“El compromiso social es fundamental para la Universidad y también el compromiso ambiental. Ya tenemos en la mira algunos proyectos en la franja fronteriza y en zonas costeras”, agregó.

El convenio, con vigencia de seis años, establece la realización de trabajos conjuntos en los campos de docencia, investigación y difusión de la cultura, entre ellos, la formación y especialización de recursos humanos, generación y desarrollo de transferencia tecnológica, investigación, asesoría y trabajos técnicos y demás actividades que contribuyan al Programa de Mejoramiento Urbano.