Donald Trump se ha mostrado confiado en que no será necesario volver a amenazar a México con subir los aranceles porque el país vecino «cooperará» con él para atajar la inmigración ilegal en la frontera sur de Estados Unidos. También ha negado la información publicada por el The New York Times que indicaba que el acuerdo con México incluía medidas que el Gobierno de López Obrador se comprometió a tomar hace meses.

En cuanto al tuit del sábado, en el que Trump anunciaba México aceptó comprar grandes cantidades de productos agrícolas, el Gobierno de López Obrador evitó confirmar que esté incluido en el pacto. La embajadora de México en EE.UU.,Martha Bárcena, precisó después que las conversaciones entre los equipos técnicos continuarán «casi semanalmente», por lo que en el plazo de 90 días podría haber nuevos anuncios.

NYT también asegura que el próximo despliegue de la Guardia Nacional Mexicana en la frontera con Guatemala ya se había acordado en conversaciones secretas celebradas en marzo en Miami. Trump calificó el artículo de falso e indicó que su Gobierno llevaba «mucho tiempo tratando de conseguir estas medidas, pero no había podido lograrlas, o no por completo, hasta el acuerdo» del viernes, informa Efe.

Al por anunciar

Para enturbiar más las cosas, Donald Trump aseguró este domingo que el acuerdo incluye elementos que aún no se han anunciado, «uno en particular». La Casa Blanca no dio más detalles sobre cuál podría ser ese acuerdo inédito.

Aunque Trump vendió el acuerdo como un triunfo, las autoridades mexicanas no se plegaron a su petición de firmar un tratado de «tercer país seguro» que habría permitido a EE.UU. rechazar legalmente a los solicitantes de asilo si no habían buscado primero refugio en territorio mexicano.

En un acto en la fronteriza Tijuana para celebrar el acuerdo que pone fin de la amenaza de Trump de imponer aranceles, López Obrador tendió la mano a su  homólogo de EE.UU. pero avisó de que «los compromisos se cumplen». Aseguró que Washington deberá respetar los derecho humanos de los migrantes y apoyar un plan de desarrollo para Centroamérica. Además, también se mostró firme al rechazar que en un futuro se pueda represaliar a México con aranceles: «No puedo permitir a nadie que se atente contra la economía de nuestro país», dijo. Por su parte, el expresidente Fox criticó a López Obrador por «rendirse» al llegar a un acuerdo con Estados Unidos.