La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) expresó su preocupación y espera acciones recíprocas e inmediatas por parte del gobierno mexicano en caso de confirmarse la inclusión de México en la medida anunciada por el Presidente de Estados Unidos en el sentido de imponer aranceles a las importaciones de acero.

“Las medidas que establezca México no solo deben ser en un sentido de reciprocidad a Estados Unidos, sino deben tener como segundo objetivo frenar la potencial oleada de importaciones desleales que buscarán colocarse en terceros mercados ante el cierre de ese país, siendo México muy atractivo debido a su consumo creciente de acero”, expuso el organismo en un comunicado.

Si bien hay que esperar a que se den a conocer detalles y la lista de países incluidos para imponerles aranceles de 25 por ciento a las importaciones de acero bajo la Sección 232 provenientes de todo el mundo, la industria del acero espera que México sea excluido de la referida sección.

“La industria del acero espera que México sea excluido de la sección 232 por lo que hace a las exportaciones a EUA en condiciones desleales principalmente causadas por el exceso de capacidad mundial en la producción de acero generado por acciones de subsidios de gobiernos que operan con principios de economías centralmente planificadas y no de mercado, como es el caso del gobierno de China”, abundó.

México, puntualizó, no debe ser incluido en la resolución de la Sección 232, ya que no representa ningún riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos, “ya que somos una industria que no recibe subsidios gubernamentales, no somos parte del exceso de capacidad global.

Como ya se mencionó la industria del acero de EUA tiene superávit con México y hemos apostado a la integración regional de las cadenas de valor”.

La Canacero aseguró que la industria siderúrgica de Norteamérica comparte la problemática de sobrecapacidad mundial e importaciones bajo prácticas desleales, lo cual se debe seguir combatiendo conjuntamente como región sin limitar entre los tres países sus mercados.

Estimó que en acero el superávit de Estados Unidos con México en los últimos dos años es de 3.6 billones de dólares. “Somos una región totalmente integrada donde la mayoría de las exportaciones de acero de EUA se realizan a México y Canadá (76 por ciento), lo cual se describe en el propio documento del USDOC”, añadió.

En caso de quedar incluido dentro de las medidas a ser aplicadas en el 232, insistió, estamos obligados como país a responder de manera inmediata con la aplicación de medidas equivalentes y recíprocas sobre las importaciones de acero de Estados Unidos. “Es clave entender cómo en plena negociación del TLCAN, Estados Unidos impone restricciones a sus principales socios comerciales en clara violación al mismo.

Con base en el capítulo 8 del TLCAN México no debe ser incluido en salvaguardas impuestas por las partes”. En este contexto, el organismo agradeció a la Secretaría de Economía los esfuerzos realizados conjuntamente para buscar la exclusión de México “y le solicitamos redoblar esfuerzos para evaluar y hacer públicas las medidas de reciprocidad que México podría imponer”.