La frontera entre México y Estados Unidos cumple un año de abrir tras el cierre obligado durante la pandemia de covid-19, con un turismo médico y un intercambio comercial más dinámico que nunca, con la ciudad de Tijuana a la cabeza.

Un año después de la reapertura de la frontera por parte del Gobierno de Estados Unidos, noviembre de 2021, Tijuana ha consolidado nuevamente su economía y el sector turístico, mediante estrategias de valoración del producto y servicios que se ofertaron de manera interna.

Empresarios de la ciudad fronteriza reconocieron también el tesón y la responsabilidad que tuvo el capital humano, los trabajadores, para que la economía no decayera y en la pronta recuperación, principalmente, en aspectos como el turístico y en la provisión de productos y servicios.

ECONOMÍA SÓLIDA Y DIVERSIFICADA.

Antonio Tapia Hernández, director de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana, compartió a EFE que, si bien, los impactos más fuertes que tuvieron en la ciudad fueron la caída de ventas y la falta de clientes en los establecimientos, además de la proveduría, «la sólida y diversificada economía de Tijuana» les permitió una recuperación «muy ágil».

Recordó que el hecho de que estuviera cerrada la frontera les impedía la posibilidad de cruce y no había la forma de que llegaran los insumos, la materia prima y todos los requerimientos que ocupa el área gastronómica y de hotelería, «que son los principales motores del área turística».

Por ello, dijo, tuvieron que recurrir a fortalecer la capacidad y calidad de productos y servicios de manera interna.

«En la pandemia los consumidores percibieron la capacidad que tenemos al interior de la región de poder brindar un buen servicio y atención, y que las personas valoraran los productos y servicios que podemos ofrecer, no solo en el área turística, sino también en lo comercial y lo que son la prestación de servicios», dijo.

Esta estrategia les reportó resultados positivos, además de que se dio la perspectiva de que la recuperación fue muy rápida.

«Para 2021 recibimos 10,6 millones de visitantes extranjeros y 75 % de ellos fueron de California y un 25 % de visitantes nacionales, ello nos habla de que en realidad el impacto no fue tan grande», explicó.

TRABAJADORES, SOSTEN DE LA ECONOMÍA

Tapia Hernández resaltó que durante la pandemia y posterior a ella, fue «rescatable la actitud del empresario», ya que por una parte el Gobierno estatal se abocó a atender la parte social y «dejó muy en claro al sector privado que tenía que manejarse con sus propios medios y recursos para salir adelante».

Una experiencia que para el sector empresarial ya se ha tenido en otras épocas, como en el periodo del 2008-2010 cuando se elevaron los índices de violencia, pero de las que siempre han salido adelante.

También dijo que se debe dar reconocimiento también a los trabajadores, quienes supieron hacerle frente a la situación «y no tuvieron temor (a pesar del peligro) para estar trabajando en los mostradores, en piso, en ventas y siempre acompañaron a los empresarios, ese fue factor importante, que el capital humano también se la jugó con el empresario».

El director de Canaco refirió que muchos de estos empleados laboraron desde sus casas con el famoso «home office», «y otros directamente en la trinchera y eso es de admirarse porque nos ayudó a salir rápido de la pandemia y en la reactivación económica».

DINÁMICA PROPIA

El empresario recalcó que el sector médico es uno de los que tienen su propia dinámica y por ende ni durante la pandemia ni después perdió la demanda que había tenido en años anteriores, incluso, dijo, «mucha gente, derivado de la necesidad de recurrir a los servicios médicos por la pandemia, no dejaron de ser atendidos».

Un factor importantes es que en Tijuana están muy cerca los servicios y el cruce fronterizo, el área de médicos están a un kilómetro del puerto fronterizo de San Ysidro.

«Es una de nuestras fortalezas el turismo médico, de los más demandados en la zona y con mucho nivel, hay mucha confianza y seguridad entre las personas que vienen a recibir servicios y tratamientos», dijo.

Finalmente destacó que en el balance que han realizado luego de este año de reactivación de la frontera, les resulta totalmente positivo y lo que están haciendo para continuar con ese ritmo es «incentivar los distintos giros para no perder esa confianza que logramos capturar del consumidor extranjero y nacional».