La semana pasada todos los medios repitieron con insistencia que la Comisión Estatal De Servicios Públicos De Tijuana (CESPT) anunció que se cortaría el agua en 322 colonias de las delegaciones Playas de Tijuana, San Antonio de los Buenos, Centro y Playas de Rosarito por obras de rehabilitación del  Acueducto Florido-Aguaje, que ha tenido constantes fugas.

Esto ocasionó que en las redes sociales los ciudadanos externaran su preocupación y comenzaran a dar consejos sobre cómo almacenar agua, lo que generó un aumento de precios en los tambos de plástico que pasaron de $180 a  $350 cada uno. Hubo quien comentó que había comprado hasta 10 garrafones para contar con una reserva.

Todo para que ayer domingo 7 de agosto, Uniradio Informa publicara que Miguel Lemus Zendejas, director de la CESPT explicó que todo fue una estrategia para que los habitantes de las colonias afectadas se informaran al respecto, y que el corte se efectuará el viernes 12 de agosto por la tarde para hacer los trabajos y se comenzaría a inyectar agua al acueducto el sábado en la noche de tal forma que para el domingo ya habría agua en los hogares.

Enfatizó que el hecho de que las personas se concienticen y guarden agua, ayuda para que el acueducto se llene más rápido.

¿No hubiera sido más fácil empezar por ahí?