El ser una aduana con un esquema de mayor colaboración con el sector empresarial, es uno de los criterios del nuevo programa piloto de atención aduanera, que próximamente será puesto en marcha en Tijuana, resaltó el presidente de la  Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) Tijuana, Mario Escobedo Carignan.

Dijo que funcionarios del Servicio de Administración Tributaria (SAT), refirieron sobre dicho programa, en el marco de la conferencia sobre padrones de importación y exportación y sectoriales, el cual va a permitir ampliar los canales de comunicación con los contribuyentes que importan y exportan mercancías.

“Nos informaron sobre el nuevo programa de modernización de la Aduana de Tijuana, que  será un esquema de aduana colaborativa,  donde la aduana voltea a ver a los empresarios, viendo juntos cómo podemos cumplir con la normativa de comercio exterior y cómo podemos homogenizar los criterios”, indicó.

Destacó el hecho de que hayan elegido a esta ciudad para poder arrancarlo, al ser una de las aduanas modelo y más modernas del país; por lo que explicó que este esquema podrá ayudar a la resolución de temas como el de bajas de padrón de importadores, asesorándolos sobre las acciones a emprender para poder ser nuevamente de alta de manera electrónica sin la intervención de “coyotes”.

Aplaudió el que funcionarios del Servicio de Administración Tributaria hayan venido a informar ampliamente lo relacionado a los padrones de importación y exportación y sectoriales a esta ciudad, a fin de que el empresariado  de la localidad cuente con información certera  que les permita evitar las causales de baja de dichos padrones.

Escobedo Carignan dijo que las cancelaciones de padrones que se dan por parte de la autoridad tienen repercusiones económicas y legales muy graves para las empresas; es una realidad, apuntó, que una vez que los empresarios son dados de baja no pueden importar, obstaculizándose con ello la operatividad de su negocio.

El líder de los comerciantes en Tijuana dijo que varias empresas locales dependen a un 50 o 100 por ciento de la importación de sus mercancías, por lo que una baja de este padrón  puede incluso representar importantes afectaciones a las mismas.

Una de las propuestas de la Cámara de Comercio es que previo a suspender a un contribuyente del padrón respectivo, medie una notificación sobre su situación, dándole su derecho de audiencia para aclarar su caso, o corregir sus inconsistencias, manifestando lo que a su derecho corresponda y presentando las pruebas conducentes, apuntó.

También el que se tome en cuenta la trayectoria del contribuyente, los años de operación, y el nivel de cumplimiento de sus obligaciones y contribuciones fiscales.

Dijo que es vital simplificar las causales de suspensión de los padrones, reduciéndolas a casos de incumplimientos sustanciales o irregularidades notorias y reducir los tiempos y procedimientos de reincorporación de empresas al padrón respectivo, una vez aclarada su situación, o en el momento de que corrija sus incumplimientos.

“Sabemos y por mucho, que una empresa que es bajada de un padrón de importadores, tiene repercusiones sumamente graves, en lo que es la región, y además puede acarrear la pérdida de empleo para las empresas, que en un momento dado no pueden cumplir con los compromisos contractuales que tengan con sus exportadores o con sus compradores”, mencionó Cecilia del Carmen Ortega, Directora de Grupo Eusaga Logística Internacional.

Por su parte, Antonio Martínez Luna, asesor de Grupo Eusaga Internacional, resaltó la aplicación del nuevo programa piloto de atención en la aduana de Tijuana, el cual será anunciado en dos semanas, y que vendrá a coadyuvar en el trabajo que realizan las autoridades del SAT en esta frontera.