En México hay más de 61,000 cafeterías, sin embargo, el mercado sigue creciendo año con año a una taza de 5.0%, donde cadenas como Starbucks, Punta del Cielo, The Italian Coffee Company, Caffé Macchiato, Cielito Querido Café y los pequeños establecimientos compiten por ganar más clientes.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad (AMCEE), Arturo Hernández, hace 17 años el consumo per cápita de café en el país era de 700 gramos, pero ha subido a 1.8 kilogramos, impulsado por el aumento de este tipo establecimientos

«El mercado está creciendo alrededor de 5.0% anual, hay muchas cafeterías que se están abriendo, es un negocio, dentro de los que se tienen en el Inegi, de los que más se abren», aseguró el representante del sector en entrevista a Notimex.

Arturo Hernández explicó que las grandes cadenas van por el comercio más fuerte en el consumo de café, mientras que las más pequeñas tratan de diferenciarse, con productos más exclusivos, más caros, con un trato director al consumidor.

Según datos de Euromonitor, en 2017 el valor del mercado de las cafeterías en México superó 560.4 millones de dólares, donde Starbucks se posicionó como la cadena de mayor penetración, seguida de Café Punta del Cielo, The Italian Coffee Company, Caffé Macchiato y Cielito Querido Café.

La consultora prevé que el mercado de cafeterías y bares crezca en el país a un nivel de 4.0% anual entre 2016 y 2021, para alcanzar un valor de 93,100 millones de pesos.

Por su parte, el director general de Starbucks México, Christian Gurría, señaló recientemente que al cierre del segundo semestre contaban con 687 tiendas, además de que han superado el compromiso de inversión de 800 millones de pesos que se había proyectado, tanto en tiendas nuevas como en remodelaciones.

«Tenemos, por suerte, una buena base de tiendas nuevas, tanto para cerrar el año como para 2019, estamos un tanto cómodos de cómo vamos a cerrar 2018 y de cómo pinta 2019, tanto en nuevas aperturas como en algunos indicadores», afirmó.

Mientras que la directora de Cielito Querido Café, Alma Rosa García Puig, aseguró a Notimex que el plan de la empresa es consolidar sus operaciones, de hecho, este año abrirá 10 unidades en los estados de Puebla, Ciudad de México y Querétaro, lo que requiere una inversión de 60 millones de pesos.

«Los siguientes 12 o 18 meses vamos a estar enfocados aquí antes de salir a otras ciudades… Nos llegan correos preguntando cuándo llegan a Mérida, Sonora, de gente que nos visita y le encanta, pero queremos hacer las cosas con pie de plomo, cuidar la marca», afirmó.

En tanto que la cadena Finca Santa Veracruz espera abrir el próximo año 10 nuevas unidades, además de introducir un nuevo modelo que incluirá pan recién horneado, como un «gancho» para que el cliente no vaya a otra cafetería.

De acuerdo con el director de operaciones de la compañía, Alfonso Iñarra, prevén cerrar 2018 con 153 sucursales, lo que representa un crecimiento de seis unidades respecto a las 147 con las que concluyeron 2017.

Asimismo, consideró que en el mercado de cafeterías crece cada año en México, donde ahora los cafés independientes lo están haciendo mejor y compiten bien.

«Las grandes cadenas nos debemos de cuidar cada vez más de los cafés independientes, que tienen excelente calidad de grano, equipos, además de que están bien asesorados.»

Mientras que en febrero pasado la operadora CMR y Nestlé anunciaron que buscarán la apertura de 150 cafeterías bajo la marca Nescafé en México, para lo cual invertirán alrededor de 800 millones de pesos.

Además, a fines de 2017, la firma canadiense Tim Hortons inauguró su primera cafetería en la ciudad de Monterrey, en el estado de Nuevo León, en conjunto con Restaurant Brands International e inversionistas mexicanos.

También, en 2013 Juan Valdez anunció su llegada a México, sin embargo, luego de que su franquiciatario incumpliera con el plan de expansión de la cadena y la apertura de 100 unidades; la marca desapareció, por lo que está en busca de nuevos socios para relanzarla.

La vicepresidenta Internacional de Procafecol, María Paula Moreno, señaló que el tiempo para regresar al territorio mexicano dependerá de que la compañía encuentre un socio idóneo, ya que su estrategia es seguir persistiendo en el mercado y en menos de dos años hacer el retorno de las tiendas, no sólo en la Ciudad de México sino en diferentes estados.