La Secretaria de Economía (SE), Graciela Márquez, afirmó ayer por la noche estar trabajando en conjunto con la Secretaría de Salud en el diseño de un programa con protocolos para la reanudación de actividades “no esenciales”, luego del freno experimentado para evitar un mayor contagio de COVID-19 (coronavirus).

“El regreso a los centros laborales, va a ser un reto importante que tenemos enfrente y es por ello que desde ahora estamos trabajando para reajustar los protocolos de reapertura, priorizando la salud de los trabajadores”, aseguró.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional sobre los créditos ofrecidos por el gobierno ante el coronavirus, Márquez Colín afirmó que se están analizando los lineamientos para que cada sector productivo reanude sus actividades con protocolos de sana distancia entre el personal.

Este anuncio se da luego de que el pasado miércoles 29 de abril senadores estadounidenses instaron a Michael Richard Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, mediante una carta a coordinar junto con el gobierno mexicano la definición de negocios esenciales para evitar interrupciones en las cadenas de suministros de Estados Unidos.

“A medida que México continúa su propio cierre de “actividades no esenciales” para reducir la propagación de COVID-19, ha quedado claro que nuestras cadenas de suministro integradas continuarán sufriendo interrupciones a menos que el gobierno mexicano aclare su definición de “negocios esenciales”, se lee en la misiva.

En específico, los funcionarios estadounidenses solicitaron al secretario Pompeo presionar a sus contrapartes mexicanas para que incorporen como esenciales a las industrias que realizan componentes para la industria alimentaria, médica, de transporte, infraestructura, aeroespacial, sectores automotrices y de defensa en su fácil orientación.

“México tiene un papel integral en la cadena de suministro de Estados Unidos y es crucial para el funcionamiento de negocios esenciales americanos, en particular durante la pandemia COVID-19”, añadieron los senadores en la carta.

En el caso de la industria automotriz, el pasado viernes 24 de abril el gobierno de México afirmó a través de un comunicado de prensa que trabaja de manera estrecha y coordinada con sus contrapartes en Estados Unidos y Canadá con el objetivo de establecer los lineamentos, protocolos que permitan una reapertura ordenada, gradual y cauta.

A su vez, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Industria Nacional de Autopartes (INA) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) han solicitado las secretarías de Economía y Salud que se les incluya en el listado de actividades esenciales para mantener parte de sus operaciones activas ante la pandemia y así poder atender al mercado estadounidense, sin embargo, aún no han tenido una respuesta a esta demanda.

Comenta y síguenos: @ItzelDuranM