La actual situación de desabasto de gasolina en los principales estados del país, incluyendo a la Ciudad de México, pone a la economía en una perspectiva de riesgo, esto de acuerdo con las reglas que maneja el mercado de consumo.

La reciente estrategia de combate al robo de combustible, presentada por Rocío Nahle, la actual Secretaria de Energía el pasado 27 de diciembre, muestra hasta el día de hoy una difícil situación de abastecimiento de gasolina, golpeando al consumo necesario del día a día.

En los recientes comunicados, Pemex afirma que hay suficiente abastecimiento de gasolina. Sin embargo, este veredicto se contrapone a la situación que los ciudadanos comenzamos a enfrentar.

Conforme avanzan los días, la distribución para el útil abasto de mercancías, no golpea al consumo necesario de los mexicanos, sin embargo, la línea de mercados para la distribución correcta de alimentos, comienza a analizar su riesgo al ser muchos de los alimentos los que sufren parte de un proceso de descomposición.

En la perspectiva de regla de mercados, las leyes de la oferta y la demanda, puntualizarían un posible riesgo en el marco de la competencia perfecta, con lo cual la demanda excedería la oferta disponible, elevando el precio, es decir pegándole a la inflación de nuestros bolsillos.

De acuerdo con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, 80 por ciento de las mercancías se comercializan vía terrestre, por lo que el abasto de gasolina es insuficiente. El objetivo del sector privado es hallar una solución pronto, que no exista un desabasto que incremente los precios al mercado.

El día de hoy, en el Seminario de Perspectivas Económicas, elpresidente del Banco de México (Banxico) Alejandro Díaz de León, indicó la preocupación por el desabasto de combustibles. Señaló el efecto que podrían tener las variables económicas, reflejado en las actividades de consumo, así como en el índice de inflación, que repercute en la capacidad de compra de los mexicanos.

¡Hasta el Super Bowl se quedará sin guacamole!

Esta situación parece no únicamente afectar a los mexicanos. De acuerdo con la Agencia Reuters, que parten de las declaraciones del portavoz de la Asociación de empacadores y productores de aguacate, la demanda del guacamole en el próximo evento del Super Bowl, será de aproximadamente 120 mil toneladas, 20 mil más que el año pasado.

Sin embargo, la importante demanda para ese próximo evento podría verse afectada por el desabasto de gasolina que enfrenta nuestro país. Hasta ahora se han logrado enviar a Estados Unidos 27 mil toneladas para su consumo, por lo que se espera llegar a la cifra esperada.