Uno de los problemas en la promoción de la innovación es que esta se da muy tarde a los jóvenes, de acuerdo con el expresidente de la Coparmex en Tijuana, Gustavo Fernández de León, quien criticó que no se imparten talleres o cursos de robótica o ingeniería de forma lúdica, que más que provocar una apatía por las ingenierías, los motive a querer ser creadores de mejor tecnología, como en el sector aeroespacial.

Lamentó que la educación básica, tanto pública como privada, busque la vocación en el joven tres años antes de elegir una carrera, provocando que estos decidan incluso el día de la convocatoria para elegir una carrera, esto debe iniciar desde primaria y secundaria.

Ayer viernes, Fernández de León clausuró un campamento de verano en tercera dimensión, que promovieron con Canieti y recursos de CDT y CCE, logrando que jóvenes entre 11 y 16 años desarrollen en 3D piezas, lo que los dejó sorprendidos.

«Desarrollaron sus prototipos, que en la vida cotidiana los ingenieros tardan más, eso sorprende pero a la vez fue lógico porque tienen mentalidad más fresca, logramos encausar con vocaciones locales qué es la ingeniería y desarrollo en tercera dimensión», comentó.

Reconoció que son talleres o campamentos poco comunes, pero en esta clase de actividadesse deben de exigir, porque las vocaciones se deciden tarde, por ello considera que lo deciden justo cuando acuden a la universidad a firmar o hacer el trámite.

«La propuesta que hacemos es que las vocaciones sean desde nivel básico, enamorándolos de la ingeniería y no haya deserción al final, esperemos sea común, tuvimos fondos del Fidem y buscaremos más, esto es costoso y no cualquier persona lo paga, por ello requerimos buscar más apoyo», manifestó.

El taller fue impartido por el presidente del Clúster Aeroespacial, quien se comprometió a llevarlos a las instalaciones donde trabajan con esta tecnología y así hagan crecer el interés de los jóvenes por profesiones afines a lo aeroespacial, industria, entre otros motores de Baja California.

El Sol de Tijuana