En los últimos 5 años el precio de la vivienda en Baja California se disparó en 94% con lo que el costo promedio de una casa llegó a casi 1.5 millones de pesos, totalmente fuera del alcance de la mayoría de los trabajadores en la entidad que ganan solo 2 Salarios Mínimos, dijo este viernes el presidente del Centro de Estudios Económicos de la entidad, Luis Roberto Valero Berrospe.

En su análisis semanal destacó que los elevados niveles de inflación continúan golpeando fuertemente a la estructura social en Baja California, y ahora fue el turno para el precio medio de la vivienda cuyo costo se ubicó en cerca de un millón y medio de pesos, de acuerdo a la Sociedad Hipotecaria de Vivienda, en tanto que la cartera vencida del Infonavit aumentó de nueva cuenta.

Indicó que de acuerdo con un análisis a las cifras de la Sociedad Hipotecaria Federal, el precio promedio de la vivienda en el Estado se incrementó 94% en los últimos cinco años, es decir casi se duplicó, lo que explicaría de alguna forma –apuntó–, el por qué los créditos de Infonavit se hundieron 34% en promedio anual en el lapso de enero a junio, mientras que comparado solamente junio, en 2022 registró la menor colocación de los últimos 6 años, con solo 1,727 créditos.

Y destacó que con casi un millón 200 mil ocupados bajacalifornianos ganando 2 Salarios Mínimos, comprar casa es una quimera.

Manifestó que por otra parte, entre la inflación y la pandemia el rezago habitacional en BC se acentuará entre quienes ya tienen casa. El dato más reciente indica que el rezago habitacional es de 42% en Baja California, o sea 475 mil 702 viviendas, y con los salarios deteriorándose este porcentaje brincará por lo menos al 50%.

El rezago habitacional –explicó–, caracteriza y cuantifica a las viviendas en situación de precariedad, tanto en su construcción como en su condición de habitabilidad.

Luis Roberto Valero Berrospe también apuntó que Baja California es la entidad con el mayor rezago habitacional entre los estados de la frontera norte del país, conforme a un estudio de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) donde reconoce que “los bajos salarios de las familias es uno de los principales factores que provocan el rezago habitacional al limitar las opciones para adquirir vivienda”.

Subrayó asimismo que el estancamiento económico en la entidad es innegable y diferentes variables lo reflejan, como la cartera vencida del Infonavit que en junio se incrementó a 35 mil 595 créditos, por un monto de 13 mil 622 millones de pesos, lo que refleja un aumento del 4.1% a tasa anual. Nuestro estado se ubicó en el noveno lugar nacional en créditos vencidos y en el décimo sitio por el monto.