La presencia a distancia de la escritora española Rosa Montero, quien encabezó la sesión donde se dieron a conocer “En cuentos con Rosa. Historia de dos personajes”, par de volúmenes que recogen 168 cuentos escritos por autores de 23 países durante la pandemia, puso fin este domingo 15 de noviembre al Encuentro Literario Norte 32° del Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

Contactada por medios digitales, la autora de “La buena suerte”, su novela más reciente, afirmó desde Portugal, donde pasa el confinamiento, que la publicación de estos volúmenes de cuentos “nos enseña hasta qué punto la creatividad hacia el arte nos permite sobrevivir en las circunstancias más terribles”.

“Como decía el pintor Georges Braque”, añadió, “el arte es una herida hecha luz y, en efecto, qué vamos a hacer con las heridas si no intentar hacerlas luz para que no nos destruyan y estos libros son la muestra de ello”.

Los textos son producto de las sesiones en “streaming” que Rosa Montero transmitió en meses anteriores a través de su cuenta de Facebook, se explicó en la sesión en la que tomaron parte Sylvie de la Mota y Chantal Mas, coordinadoras de cada uno de los libros llamados entre sí “Carmín” y “Chocolate”; Ángela Favela, representante de la editorial Literálika que los publicó, y la actuación como moderadoras de Ana Rosa Zamora y Yolanda Morales, quienes agradecieron a Montero su generosidad para alentar la escritura creativa del grupo de participantes.

“Efectivamente yo puse en marcha esos encuentros a través de la red porque de verdad quería ayudar a la gente a sobrellevar el confinamiento, pero lo que ha pasado después es todo suyo”, dijo la escritora española.

El resultado es esta conjunción de voluntad y creatividad de tanta gente, pues centenares de personas se conectaron dos veces por semana durante meses para escribir estos cuentos, criticarlos, pulirlos y luego editarlos, hasta verlos impresos en dos volúmenes, aseveró.

“He empezado esos encuentros y de repente la gente estalló en luces de colores en uno de los momentos más negros en la historia del mundo”, sostuvo la escritora al señalar que el hecho de «conjuntar a personas de 23 países que no se conocían entre sí, con distintos husos horarios y que de repente derrochan empatía y generosidad para empeñarse en una actividad que no les va a dar dinero, es un acto de magia”.

Puntualizó que los 168 cuentos, entre los cuales hay 50 o 60 de nivel profesional, todos ellos, hasta el más amateur, tienen una unidad de calidad que sin duda se debe al grupo de editores que, nuevamente, sin conocerse, conectados sólo por medios virtuales, se esforzó hasta ver estos dos libros impecablemente publicados.

“Los cuentos son maravillosos y todos tienen al menos una frase que me tocó el corazón”, reconoció la escritora al sostener que “todos tenemos capacidad para la creatividad y es una pena que la sociedad no propicie su desarrollo”.

“Cada uno posee algún talento creativo que nos hace volar, nos hace cultivar la empatía, salir de nuestro pequeño ombligo, y cuando se conecta mágicamente toda esa energía, esa capacidad de colaborar por encima de fronteras y de la pandemia para conseguir algo en un tiempo récord, porque esto se logró en apenas unas semanas y con una calidad increíble, es que el resultado no puede ser sino un gran regalo que me han hecho a mí y al mundo”, afirmó Montero.

La edición de los dos volúmenes de “En cuentos con Rosa. Historia de dos personajes” tiene además una causa social, toda vez que los 168 autores decidieron donar la totalidad de sus regalías a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para apoyar a los albergues de migrantes que han dejado sus hogares y emprendido camino en busca de un lugar que les garantice su seguridad y subsistencia, explicó Ángeles Favela, representante de la Editorial Literálika.

De modo que al proyecto creativo detonado por los talleres en línea de Rosa Montero a inicios de la pandemia y el confinamiento, se añade la causa social de apoyo a migrantes y refugiados.

Tal vez los autores no lo advirtieron ni se lo propusieron al momento de escribirlos, pero en sus textos quedó plasmado el dolor que vivimos, la incertidumbre que experimentamos, pero sobre todo un gran canto colectivo de esperanza, expresó Favela.

Al concluir la sesión cayó el telón del Encuentro Literario Norte 32° que se llevó a cabo del 10 al 15 de noviembre con la participación de más de una veintena de escritores regionales, nacionales y extranjeros.

Siga las redes sociales del Cecut en Twitter (@cecutmx), Facebook (/cecut.mx) e Instagram (@cecut_mx).

Siga las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).