Le toma un poco más de cinco horas a la luz del sol llegar hasta Plutón, a New Horizons, una pequeña nave especial, le tomo más de diez años. Desde julio del 2015, nos ha estado mandando imágenes increíbles e información que ha cambiado completamente nuestra percepción de este planeta enano. Nos ha enseñado en unas pocas semanas más de lo que habíamos aprendido desde el descubrimiento de Plutón hace 85 años. Esto es lo que nos ha enseñado hasta ahora:

Para empezar, por primera vez tenemos imagines claras de Plutón, en la que es posible observar las extrañas características de su superficie. Ahora podemos examinar a detalle topologías que apenas se podían vislumbrar en imágenes anteriores. Entre ellas, el ‘Tombaugh Regio’, conocido como ‘el corazón de Plutón’ debido a su forma. Sabemos que la temperatura en la parte oeste del corazón llega apenas a 38 Kelvin, es decir -235 grados centígrados. Esta región esta bordeada por glaciares de nitrógeno y una llanura congelada de metano y carbono. Aún más extraño, conforme vamos avanzando hacia el sur, nos encontramos con montañas de 3500 metros compuestas de hielo y agua.

¿Qué quiere decir todo esto? Que, a pesar de predicciones, Plutón es un planeta ‘relativamente nuevo’. Mucho científicos pronosticaron que nos toparíamos con un planeta ‘muerto’ – simplemente una esfera de hielo y roca. Sin embargo, Plutón es geológicamente activo, y no tenemos idea porqué.

Además, ahora parece que Marte ya no es el único ‘planeta rojo’. En las nuevas imágenes de Plutón, podemos observar un color rojizo proveniente de hidrocarbonos en la atmosfera que interactúan con rayos ultravioleta y caen hacia la superficie. Sabemos también que la atmosfera de Plutón es delgada y esta compuesta en mayor parte de gas de nitrógeno.

New Horizons exploró también la luna más grande de Plutón, Carón. Carón es tan grande que casi forma un sistema planetario binario con Plutón, en lugar de un sistema planeta-luna. Una topología extraña en esta luna es un montaña sumida, es decir, una montaña dentro de una depresión.

New Horizons también confirmó que Plutón puede retener su estatus como el ‘planeta enano más grande del sistema solar’, ya que es 48 kilómetros más grande que Eris, el segundo planeta enano en cuestiones de tamaño.

New Horizons es uno de los proyectos más ambiciosos de la astronomía. Fue la primer nave en ser expulsada directamente fuera de orbita, con el propósito de llegar lo antes posible a su destino. Los cálculos que tuvieron que ser realizados para que esta misión tuviera éxito desafían nuestra imaginación. Los astrónomos encargados de New Horizons tuvieron que predecir perfectamente el impulso que recibió la nave cuando pasó junto a Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar, y cuya gravedad dio el necesario impulso para que New Horizons llegue hasta Plutón. El tamaño reducido de Plutón significa que los sensores tenían que estar pre-programados con perfecta exactitud para que no acaben viendo espacio vacío. Después de viajar durante diez años, New Horizons llegó solamente 100 segundos más tarde a su destino de lo que se había predicho.

En los momentos más extremos de sus órbitas, Plutón y la Tierra se encuentran a una distancia de 7.5 billones de kilómetros. Después de tal kilometraje recorrido, ¿qué sigue para New Horizons? Desde julio 2015, sabemos que hay por lo menos 600,000 objetos planetarios orbitando el sol, desde asteroides y cometas hasta planetas enanos como Plutón. Hay mucho que no sabemos sobre nuestro sistema solar. Así que, dejando a Plutón atrás, New Horizons emprenderá su camino hacia el ‘cinturón de Kuiper’ y nos seguirá mandando señales, tal vez durante muchas décadas.

Photo by NASA Goddard Space Flight Center