El miércoles 12 de junio se llevó a cabo la Segunda sesión del seminario del Departamento de Estudios Urbanos del Medio Ambiente de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), con la conferencia “Agua y la vulnerabilidad al cambio climático en la península de Baja California. La necesidad de empezar a planear el futuro”, la cual fue impartida por el Dr. Roberto Sánchez.

El especialista informó que la deficiente gestión del agua en la región ubica a Baja California entre las zonas en condición de sequía extrema. También evidenció que no contemplar medidas alternativas ante la crisis ambiental en la región subraya el riesgo de que las condiciones actuales se agraven.

“Desde el 2013 se advertía como un grave problema el uso y la gestión del agua, y actualmente el incremento de riesgo en la región es mayor. El conjunto de los datos arroja que en la península de Baja California el problema supondrá riesgos más altos para el 2030, y, el escenario para el 2051, incrementará el peligro y la  dificultad para atenuarlo”, señaló el Dr. Sánchez.

Durante su presentación el especialista comentó que de acuerdo al Programa Hídrico Nacional 2014-2018, se considera que, a causa de las variaciones de temperatura, las precipitaciones entre 2013-2030 disminuirán, lo que afectaría directamente la disponibilidad del agua superficial y subterránea.

Aunado a lo anterior, la reducción de agua en las presas a lo largo de la cuenca del Río Colorado puede llegar al 70%, en algunos casos. Sin embargo, el especialista enfatizó que se está a tiempo de hacer un cambio cualitativo en la gestión del agua.

“Es importante tomar en cuenta que hay otras alternativas, más allá de buscar únicamente nuevas fuentes de agua, hay que aprovechar recursos potenciales, como el uso de agua tratada. Es una opción eficaz, por ejemplo”.

Añadió que no se debe descartar el valor de otras estrategias, como la construcción de una desaladora, enfatizando que no pueden tomarse medidas pobremente diseñadas para brindar soluciones a un problema tan serio, como lo es la gestión del agua, actual y a futuro. Las estrategias de una gestión responsable del agua tendrían que considerar en su planeación la baja disponibilidad del agua.