México ha captado 561 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) durante el 2018 en minería de oro y plata, lo que representa un alza interanual de 15.2 por ciento, lo que también significó la tercera subida consecutiva en este indicador.

Según los expertos, México cuenta con el 70 por ciento del territorio con potencial geológico sobresaliente para la minería, por lo que esta industria hace del territorio mexicano el cuarto destino de la IED más grande del mundo para la minería y el primer destino de dicha IED en América Latina.

Según datos de la Secretaría de Economía, sector minero de México recibió 1,404 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa en 2018, de los cuales 757.8 millones de dólares correspondieron a Extracción de petróleo y gas; 503.1 millones a Minería de minerales metálicos y no metálicos, excepto petróleo y gas, y 143.2 millones a Servicios relacionados con la minería.

La mayoría de estas inversiones fueron realizadas por empresas de España, Alemania, Israel, Estados Unidos y Canadá, este último con el mayor stock general de inversiones mineras en el país.

La mayor parte de esta Inversión Extranjera Directa está dirigida a la extracción de oro, cobre, zinc y uranio, donde compañías como Goldcorp, Fresnillo PLC, Agnico Eagle y Alamos Gold producen más de 100 mil toneladas de oro en total cada año.

Durante el 2017, una quinta parte de la producción mundial de plata, o cuatro millones de toneladas, provino de México, extraída por empresas como Fresnillo, Goldcorp y Coeur D’Alene.