En México se necesita despertar vocaciones científicas entre los jóvenes, consideró Silvia Torres-Peimbert, investigadora emérita del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Necesitamos más científicos, más personas que se interesen por disciplinas como matemáticas, física, ingeniería, opinó en entrevista telefónica a unas semanas de haber concluido su encargo como presidenta de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés), que agrupa a 13 mil 500 profesionales del área de más de cien países.

Torres-Peimbert fue la primera mexicana y la segunda mujer en presidir la IAU. La tercera es la astrónoma Ewine Fleur van Dishoeck, de Países Bajos, que desde septiembre es titular del organismo, por un periodo de tres años.

Ser la presidenta de la organización de 2015 a 2018 permitió a Torres-Peimbert ver que en el ámbito de la investigación los científicos mexicanos están a la par de sus colegas de otros países. En lo que hay una amplia distancia aún es en el interés que la población en general tiene por la ciencia, pues en el país es limitado en comparación con lo que sucede en otras naciones.

Temor a hacer estudios en física y matemáticas

Los grupos mexicanos de investigación en astronomía son buenos, establecidos, formales y tienen el respeto de la comunidad, pero con la población en general nos falta mucho acercamiento y disposición para conocer lo que está pasando. Se tiene miedo a hacer estudios de física-matemática, por ejemplo. Hay jóvenes maravillosos interesados en la ciencia, pero nos faltan más, que sean mucho más numerosos, esa es nuestra preocupación.

En su opinión, lo que más se necesita es impulsar a los jóvenes, ayudarlos a que se desarrollen, a que alcancen sus metas. No todos tienen que llegar a ser científicos, se requieren ingenieros, y también que se interesen en las humanidades y en distintas disciplinas. En lo personal, pienso que debemos insistir en que de alguna manera los jóvenes tengan compromiso con lo que hagan, con sus sueños, y que traten de alcanzarlos.

Se requieren mejores laboratorios

Para la investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), lo que hace falta a los científicos profesionales mexicanos son mejoras a las condiciones para realizar su labor. Se requieren mejores instrumentos y laboratorios, y mayor apoyo. Entendemos que las limitaciones que hay se deben a que es muy caro y que cada vez se elevan más los costos para el desarrollo de la ciencia, pero es una realidad que en otros países se desarrollan más sus laboratorios.

Planteó que espera que en el próximo gobierno se tomen medidas para acercar la ciencia a la población, pero también en que haya más decisiones tomadas con base en el conocimiento y la investigación científica.

La ecología, medicina, salud, agricultura, cuidado de los bosques y muchísimas áreas de la vida cotidiana deberían ser beneficiadas por los conocimientos generacios por la ciencia, señaló. Los resultados de la investigación tenemos que hacerlos llegar a la población y espero que el nuevo gobierno se acerque a eso.

Haber presidido la IAU fue para ella de enorme satisfacción y responsabilidad. Es una institución venerable que el año que entra cumplirá cien años. Posee una larga tradición, lo que tiene desventajas y ventajas. Creo que se hizo un buen esfuerzo, tratamos de integrar a más jóvenes astrónomos profesionales.

En su gestión, comentó, se continuó con la iniciativa de la IAU de acercar el conocimiento astronómico a la población en general. Es una actividad que no todas las asociaciones profesionales de científicos buscan ni aspiran a hacer. Hay organizaciones de físicos, matemáticos, químicos, de cada ciencia, y todas trabajan en preservar sus disciplinas para sus mejores logros, lo que es muy valioso. El acercamiento hacia la población es algo especial de la organización de astronomía. Ahora las otras han visto el éxito que hemos tenido y nos están copiando, lo cual nos encanta