México es el país que más utiliza las fuentes fósiles en América Latina en su matriz energética, muy por encima del resto de la región.

De acuerdo con el reporte Bajos niveles de emisiones en América Latina hacen que el objetivo de cero emisiones netas de carbono no sea prioritario, elaborado por Moody’s el país produce más de tres cuartas partes de su energía con combustibles fósiles, niveles similares a los de Rusia o Indonesia.

Además, el reporte señala que en América Latina en general, el objetivo de cero emisiones netas de carbono tiene baja prioridad en la agenda de los legisladores en comparación con otros desafíos, debido a que las emisiones de efecto invernadero de la región son relativamente bajas en comparación con otras regiones.

En el sentido regulatorio, México también está entre los más atrasados. Chile ya cuenta con objetivos establecidos para la neutralidad de carbono, a la par de Suriname, mientras que Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia, Costa Rica, Perú y Panamá cuentan con un documento que define sus políticas, México apenas está en la etapa de discusión de objetivos.

Los únicos países que tienen peores resultados que México en la región son Venezuela, Ecuador, Bolivia, y las Guyanas.

Además, otro factor que hará más lenta la definición de políticas ambientales en la región será la política de petróleo y gas.

“El sector de petróleo y gas de la región tardará más en reducir emisiones que sus contrapartes globales, debido a que las petroleras paraestatales han tardado en dirigir sus esfuerzos a la reducción de emisiones,” agregó Nymia Almeida, una Senior Vice President de Moody’s y coautora del reporte.

Por otra parte, el sector privado está tomando sus propias medidas para limitar sus emisiones de CO2.

Los sectores que se verán más afectados por la transición de carbono, añade el reporte, están adoptando sus propias medidas de transición, independientemente de la implementación de políticas nacionales, excepto en Chile donde ya existe un borrador de legislación para el marco legal que regulará la transición.