Ayer  se registró un acumulado de 188,044 personas fallecidas por COVID-19 y sigue sin haber un plan claro de vacunación.

Para estas fechas ya debería estar vacunado todo el personal de salud, en conferencia de prensa del 3 de marzo Ricardo Cortés, director general de Promoción a la Salud dijo que faltaba vacunar a  alrededor de 300 mil trabajadores de la salud los cuáles no atienden COVID, lo que contrasta de forma grave con las manifestaciones en diversos hospitales del país por la falta de vacunación y en hospitales COVID. Parece que el director olvida que al ser personal de salud están más expuestos aún cuando no  sean «de primera línea» de atención.

Así mismo se ha cambiado «al mejor parecer» del habitante de Palacio, las directrices para la vacunación,  incluyendo a maestros de Campeche, o vacunando en sitios aislados, cuando lo que se debe hacer, de acuerdo con especialistas, es contener los contagios en las áreas más afectadas, que por concentración de personas resultan ser las ciudades.

No solo es inquietante el continuar sin aplicación de pruebas, sin rastreo de contagios, sin estudios de las nuevas variantes, ¡vamos!, ni siquiera exigir el uso del cubrebocas, a esto hay que añadirle que de acuerdo a los datos emitidos por el mismo Marcelo Ebrard en la mañanera del 2 de marzo, mostró en una gráfica que a ese día, se habían recibido en México 4 691 775 dosis -muy pocas cuando se había anunciado  que se habían comprado varios millones- y se han aplicado 2 526 863 en todo México ¿Por qué no se ha terminado de vacunar al sector salud? ¿Dónde están las vacunas restantes y  en dónde se van a aplicar?

¿Dónde están los 230 millones de vacunas que se «habían asegurado» según Marcelo Ebrard? el mismo que exclamó triunfal ¡Misión cumplida!, con la llegada el 12 de enero de apenas las primeras 439 725 ¿Por qué si lo anterior es cierto, se le mendigan vacunas a Joe Biden?

Así vamos con respecto a otros países, en México apenas se ha vacunado al  2% de la población aun cuando se aplicaran todas las dosis que llegaron, no alcanzaríamos ni el 4% de la población, mientras que en Estados Unidos el porcentaje alcanza un 15%.